EspiritualidadPlan Pastoral

Acción significativa del mes de enero

El Papa Francisco ha preguntado a los jóvenes del mundo: “ustedes, ¿se dan cuenta de la extraordinaria fuente de riqueza que significa el encuentro entre los jóvenes y los ancianos? ¿Qué importancia les dan a sus ancianos, a sus abuelos? Ustedes, con sobrada razón, aspiran a «emprender el vuelo», llevan en su corazón muchos sueños, pero tienen necesidad de la sabiduría y de la visión de los ancianos, es indispensable que descubran sus raíces y que tomen el testimonio de las personas que les han precedido. Ellos les contarán cosas que entusiasmarán su mente y emocionarán su corazón”.

En la Basílica de San Juan de Letrán, el año pasado, se celebró la vigilia en preparación a la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá en el Domingo de Ramos, en ella el Papa Francisco lanzó a los jóvenes este reto: “hoy a los jóvenes la vida y la Iglesia les pide una misión: volver hacia atrás y hablar con los abuelos, hoy más que nunca tenemos necesidad de este puente de diálogo entre abuelos y nietos, jóvenes y ancianos. Iré a Panamá… no sé si estaré yo, pero irá el Papa. Y el Papa les preguntará ‘¿han hablado con los ancianos?’. Esta es su tarea”.

Como Iglesia hemos tomado en serio esta tarea que nos ha lanzado el Papa, por eso la Acción Significativa de este mes en nuestro plan de pastoral, es una invitación a los jóvenes para compartir experiencias con los ancianos, con los abuelos. Les invitamos para que como Parroquia, con sus diversos grupos pastorales, cercano al día 22 de Enero, hagamos un “convivio en espacios públicos, con un intercambio de experiencias en un foro para recuperar la memoria a partir de las experiencias de los mayores, con juegos y bailes de antaño, finalizando la jornada con la oración por la próxima Jornada Mundial de la Juventud”.

Artículo anterior

Espiritualidad y hospitalidad

Siguiente artículo

Somos pedagogos de la fe