ComunidadJóvenes

Actuemos sin ataduras y sin miedo

El diccionario revela que la libertad es la facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad y agregaría yo también que, es la acción de actuar sin miedos ni ataduras siendo responsables en ese actuar y correspondiendo con justa y medida acción.

En cada etapa de nuestra vida la experiencia de la libertad es diferente cuando somos niños, nos confundimos con los sueños y fantasías de nuestra imaginación, en la adolescencia tratamos de hacer lo que nos apetece o provoca, sin que nadie nos lo impida o se nos imponga, en la juventud ejercemos la libertad como la forma y la oportunidad para elegir y decidir nuestro futuro y en la vida adulta, la libertad se difumina entre los mil compromisos socia-les, laborales, familiares, etc., ya la libertad no consiste en hacer lo que queremos sino en querer lo que hacemos.

La libertad y la felicidad son hermanas, amigas y compañeras en la aventura de la vida. Solo se harán posibles en la medida que establezcas tu existencia sobre tres ejes fundamentales: Tu propia identidad: quien Soy Yo? Qué busco, qué anhelo? La sana relación interpersonal: no hay madurez humana sin la compañía de los demás, La fraternidad universal, la cultura del encuentro: la fraternidad es congénita, supone que haya tolerancia entre todo inclusión de lo diferente (raza, color, género, condición social y religión) Que todos seamos uno como Él y el Padre son uno”, Juan 17,21

Es importante que cumplas tres dinámicas interrelacionadas: salir al mundo, seguir a Jesús y servir a los demás, has una lista de tus valores, talentos, cualidades que puedes poner al servicio de la humanidad luego confrontarla y aumentarla con lo que te dicen las personas que más te conozcan.

Artículo anterior

Como manejar el acoso escolar o bullying

Siguiente artículo

Preparación para recibir al Señor