ComunidadFamilia

Afrontar el asma con una mascota en casa

Hay una variedad de elementos en el medio ambiente que pueden empeorar los síntomas del asma o de la alergia. Se conocen como “desencadenantes”. Estar cerca de los anima-les puede ser un desencadenante en muchos niños. Esto se debe a

que las mascotas tienen una proteína en la saliva, la orina y la caspa, que pueden desencadenar los síntomas de la alergia o del asma en la gente.

Si cree que el hecho de estar cerca de la mascota de la familia está haciendo que empeore los síntomas de su hijo, pida que le hagan la prueba de la alergia. Si resulta que su hijo tiene alergia a los animales, deberán tomar la decisión de conservar la mascota en su casa o le buscan un nuevo hogar. Lo mejor es sacar el animal de casa, aunque no suele ser la solución más fácil ni la más alegre.

En algunos casos, es posible que el médico diga que pueden tener a la mascota en casa si su hijo se medica o se pone la vacuna contra la alergia. En este caso, usted deberá limitar la exposición de su hijo a la mascota. Para ello se recomienda, no permitir que la mascota entre en la habitación de su hijo ni el cuarto donde suele jugar, no besos ni abrazos a la mascota, pasar la aspiradora y quitar el polvo con regularidad, y evitar las alfombras, alfombrillas, sobre todo en la habitación de su hijo.

También darle un baño a su mascota semanalmente puede ayudar a reducir la cantidad de pelo que suelta la mascota en la casa. Es de suma importancia insistir a todos los miembros de la familia, a lavarse las manos después de jugar con la mascota.

¿Y si no nos podemos quedar con la mascota?

Si su hijo sigue presentando síntomas después de medicarse e, incluso, de vacunarse contra la alergia, o necesita tomar un montón de medicamentos para poder estar cerca de su mascota, es posible que la única opción sea buscar un nuevo hogar para la mascota.

En tal caso, asegúrese de comentarlo antes con su hijo. Asegúrese de que su hijo no crea que es por su “culpa” y de que sus hermanos tampoco le echan la culpa a él. Tener que despedirse de una mascota, incluso aunque acabe en la casa de un buen amigo, puede ser muy duro para toda la familia.

Después de sacar a la mascota de casa, la caspa puede tardar hasta varios meses en desaparecer del domicilio.

Cuando su hijo vaya a la casa de un amigo que tenga una mascota, antes debe tomar cualquier medicación para la alergia y llevar su medicamento de alivio rápido.

Artículo anterior

La Virgen María Madre de la Iglesia

Siguiente artículo

Joven: no existe identidad plena sin pertenencia a la iglesia