Espiritualidad

Amando y formando al necesitado

Sor Ana Milagros Florez, Sor Margarita Alberto, Sor Evelina Beitía, Sor Higinia De La Rosa Medina, Sor Catalina Delgado, Sor Irma Itza Araúz y Sor Carmen Ortega pertenecen a la congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul y son las en-cargadas del Hogar Monerri, ubicado en la calle 22 de El Chorrillo. Ofrecen atención a los ancianos y personas que viven situación de calle en este corregimiento y sus alrededores. Afanada haciendo escapularios, Sor Margarita detiene su tarea para darnos breves pincelazos de su historia, entre estos que las primeras religiosas eran francesas y salieron de México cuando se libraba una revolución por tierras aztecas.

Llegan a Panamá en un barco que iba rumbo a Francia. Belisario Porras, se enteró que ellas estaban de paso y les pidió quedarse en suelo istmeño, fue así como la Superiora que acompañaba a las hermanas, le dio las indicaciones para que escribiera a la Superiora General en Francia, luego de esto aprobarían su llegada a Panamá.

Se instalaron en el país y después de eso vinieron más religiosas francesas, falleciendo la última aproximadamente hace 30 años.

Mucho ha cambiado desde entonces, el objetivo de la obra regentada por esta religiosas, ubicada en Calle 22 de El Chorrillo. El Hogar Monerri fue hace 69 años Casa del Pobre. Lleva este nombre en honor a una religiosa de España llamada Sor Encarnación Monerri. Con el transcurso de los años cambia a ser residencia para jóvenes procedentes del interior de la República que realizaban estudios universitarios en la ciudad de Panamá. Muchas de ellas son profesionales que sirven al país. Posteriormente, esta residencia se dedica a la formación de catequistas de la Arquidiócesis de Panamá.

Actualmente, grupos parroquiales y Movimientos Apostólicos utilizan las instalaciones del Hogar Monerri sus retiros espirituales. Cada domingo se da catequesis para los niños y jóvenes; además las religiosas brindan formaciones en las escuelas públicas Manuel Arosemena y Manuel José Hurtado.

Artículo anterior

“La JMJ ya está aquí y juntos podemos”

Siguiente artículo

¿Infección urinaria en niños… debemos preocuparnos?