DiócesisPenonomé

Coclesanos defienden reserva hidrológica Guacamaya

Esta actividad se realiza para continuar con la iniciativa que llevan desde el año 2008, para promover en los fieles el compromiso con la defensa de la casa común, ante el incremento de la explotación desmesurada de los recursos naturales de la región.

El Cerro Guacamaya, es una reserva hidrológica que beneficia a más de 40 comunidades de los distritos de Penonomé y La Pintada, a través de acueductos rurales, y es además un refugio de vida silvestre, conservando especies en peligro de extinción como pumas y venados cola blanca.

Los asistentes ascendieron a la Reserva Hídrica entre alegres cantos, meditación, y culminaron con una eucaristía en el área de las tomas de aguas de Las Cuestas.

A esta actividad asistieron también jóvenes voluntarios de la JMJ de la parroquia de La Pintada, quienes iban animados por los senderos hacia la cima del cerro.

Al llegar a la cúspide Fray Rafael Noriega, ofició la eucaristía y se dirigió a los presentes con el mensaje de conservación ambiental, en el que resaltó el cántico de San Francisco, “Alabado sea mi Señor “.

“La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios en su estilo de vida, de producción y de consumo medido del agua”, señaló.

Además, indicó que la contaminación afecta cotidianamente a las personas dentro de sus hogares y que el daño es mayor en poblaciones de escasos recursos, lo que provoca la escasez del vital líquido.

Los jóvenes también recibieron orientación en medio de la prédica, para hacer buenos amigos y ser buenos fieles,   conservando siempre su dignidad.

Daniel Herrera, morador de Las Cuestas, manifestó que una de las situaciones difíciles que se dan en la reserva, son las quemas, la cual afecta la flora y fauna de la montaña. ” Guacamaya es fuente de vida, los manantiales alimentan acueductos rurales por gravedad”, dijo Herrera.

Detalles

  • La voz de los jóvenes se escuchó, al manifestar su preocupación por la crisis ambiental que se vive y las ansias de un mundo mejor.
  • La capilla de la comunidad de Las Cuestas fue el punto de encuentro de los fieles que subieron al Cerro.
  • Fray Fabián Mejía, fue el precursor de esta importante actividad, que busca concienciar a la comunidad sobre el cuidado del medio ambiente.
Artículo anterior

La verdad fruto del Espíritu

Siguiente artículo

Jóvenes laicos comprometidos con la comunicación católica