JMJ Panamá 2019Noticias

Con esta alegría serán recibidos los peregrinos del mundo

Desde las 4 de la tarde del pasado sábado 3 de febrero comenzaron a llegar al Mirador del Pacífico de la Cinta Costera, grupos juveniles de las distintas parroquias de la Arquidiócesis de Panamá y de algunas diócesis que pudieron asistir. Con entusiasmo bajaban de los buses para participar en este primer evento masivo organizado por el Comité Local de la Jornada Mundial de la Juventud.
En este festival titulado: “Caminando a la JMJ 2019”, se llevó a cabo una caminata animada con cantos católicos y alabanzas a Cristo, para luego continuar con un show en la tarima artística con presentaciones de diferentes grupos musicales y un despliegue de fuegos artificiales.
El Arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa acompañó, a los jóvenes en la caminata y luego en tarima dirigió palabras de ánimo a los asistentes, quienes desde sus parroquias se organizan como voluntarios y como peregrinos. Manifestó que la JMJ es un evento abierto en el que pueden participar jóvenes de otras religiones.
Por su parte, Mons. Pedro Hernández, obispo del vicariato de Darién, encabezó su delegación que resaltaba por su ánimo y colorido. Estaba integrada por una banda de música de Senafront, indígenas de las distintas comarcas, el payaso Pompín y los jóvenes de la provincia.
En medio de oraciones, dirigieron peticiones en diferentes idiomas. Marisol, Dj Manuel, Rua, Ministerio de Música del Encuentro Nacional de Renovación Juvenil de Chitré, entre otros, deleitaron a los chicos con sus conocidos temas.
Al finalizar, bajaron la intensidad de las luces y, unidos como una sola familia, en un mismo abrazo, oraron por las necesidades de todos los presentes y pidieron al Señor la fuerza necesaria para asumir positivamente el compromiso como país anfitrión de este proyecto de la Iglesia Católica.
La Cinta Costera será uno de los escenarios principales de la JMJ, el Comité Organizador en conjunto con los estamentos de seguridad y otras entidades analizan sitios alternos para la concentración de los asistentes debido a la magnitud del evento.

Artículo anterior

El comienzo de la preparación

Siguiente artículo

Un corazón limpio y despierto