DiócesisPanamá

Conferencia Espiscopal respalda a la Iglesia Católica de Nicaragua

Aun cuando el Gobierno de Nicaragua ha decidido derogar las reformas de la Seguridad Social asediado por las protestas callejeras que desde el pasado miércoles han causado más de 30 muertos y más de un centenar de heridos, la Conferencia Episcopal Panameña CEP, expresó su solidaridad con los Obispos, la juventud y el pueblo nicaragüense.

A través de un comunicado, monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá; el cardenal, José Luis Lacunza y los obispos Rafael Valdivieso y Manuel Ochogavía, realizan un llamado para el diálogo y la paz.

Se hacen eco de la exhortación de los obispos de la Conferencia Episcopal Nicaragüense CEN, en su comunicado del 20 de abril de 2018, dirigido a las autoridades del país a escuchar el grito de los jóvenes nicaragüenses y la voz de otros sectores que se han pronunciado al respecto de las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad social y derogar las reformas a las políticas de dicho Instituto publicadas recientemente en la Gaceta (Decreto Presidencial 03-2018), que legalizaba en ese momento el cobro arbitrario del 5% a los jubilados que con su esfuerzo han cotizado durante muchos años.

Igualmente, como señalan los obispos nicaragüenses, urge que las autoridades de gobierno reconozcan que la vía para lograr la paz  y solucionar los más profundos conflictos es el diálogo, que tiene como centro la dignidad de la persona y el bien común, especialmente de los más vulnerables y empobrecidos. 

Bien han expresado los obispos que: “Hay pecados sociales que ningún ser humano puede ignorar, sino que debe denunciar, sobre todo si se desean restituir los derechos violentados de los más vulnerables: nuestros jubilados”.

Unidos en oración 

Los obispos panameños expresan que se unirán  a la jornada de oración convocada por los obispos de la CEN para ver con una mirada diferente esta situación, a fin de buscar la solución que el pueblo nicaragüense se merece. Elevan sus oraciones a la patrona de Nicaragua, bajo la advocación de la  Inmaculada Concepción, para que en “estos momentos de dolor, se conmuevan los corazones endurecidos por la soberbia y la testarudez

 “Su protesta es justa y la Iglesia los apoya”

Los templos católicos han servido de refugio a los manifestantes, en especial universitarios, que han sido blanco de ataques por parte de la policía de Nicaragua. El Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, exhorta a suprimir la represión en contra de la juventud y la ciudadanía nicaragüense.

Por su parte, Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar, al dirigirse a la Catedral manifestó que la protesta  de los estudiantes es justa y la Iglesia los apoya, “para dialogar hay que detener la represión, respetar la libertad de prensa, liberar a los jóvenes detenidos y discutir la democratización”, afirmó Báez. 

La Compañía de Jesús en Centroamérica rechazó la violencia contra estudiantes, trabajadores y autoridades de la Universidad Centro Americana, UCA, centro de educación superior que la congregación dirige.  El papa Francisco expresó su preocupación por la situación y tras el rezo del Regina Coeli ante miles de fieles en la Plaza de San Pedro, pidió el “fin de la violencia” en Nicaragua.

Artículo anterior

Exhortación a los sacerdotes a ser primeros promotores vocacionales

Siguiente artículo

Tarde de alabanza y adoración celebrando el día de la tierra