CulturaVariedad

Consejo de Educación y Cultura de la CEP

La educación panameña está en estado crítico, no existe una política que permita saber hacia dónde vamos como país y qué tipo de ciudadanos aspiramos formar ¿Qué están aprendiendo nuestros estudiantes? ¿Aprenden los conocimientos, y destrezas que les permitirán desempeñarse en una sociedad cada vez más demandante de personas versátiles, analíticas y sólidamente formadas en valores ciudadanos?
La prueba PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) es una iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que mide la capacidad de los jóvenes de quince años para resolver problemas a partir de la aplicación de conocimientos de lectura, matemáticas y ciencias naturales. En 2009, cuando el país se ubicó en la posición 62 entre los 65 países, quedó de manifiesto la escandalosa deficiencia de nuestro sistema educativo, la entonces Ministra Molinar optó por retirar a Panamá de la evaluación de 2012. Nuestros centros de formación docente, (entiéndase universidades y la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena), continúan reproduciendo la cultura escolar tradicional, mientras los aspirantes a educadores llegan con trayectorias escolares igualmente tradicionales y obsoletas. La profesión de educador parece haber sido relegada para quienes no tienen la oportunidad de estudiar profesiones más lucrativas y exigentes.

Artículo anterior

Comisión de música se prepara JMJ

Siguiente artículo

Experiencias que nos enriquecen