Clero

El cuarto rey mago no llegó

Cada 6 de enero esperamos la llegada de los tres Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltasar viajaron a Belén desde oriente para entregarle a Jesús los regalos que traían, pero pocos saben que eran cuatro los que debieron llegar a Belén.

Artabán era el nombre del rey que jamás conoció a Jesús. Su historia está en algunos textos antiguos que narran el largo camino que recorrió buscando a Jesús para entregarle el regalo que debió darle la noche en que nació.

Artabán, junto con Melchor, Gaspar y Baltasar, habían planeado reunirse en Borsippa, una ciudad de Mesopotamia, donde iniciarían el viaje hasta Belén para adorar al Mesías.

El cuarto Rey Mago llevaba piedras preciosas para Jesús, pero cuando viajaba hacia el punto de reunión encontró a un anciano enfermo, cansado y sin dinero. Artabán decidió ayudar al anciano y, al llegar al punto de reunión, no encontró a sus compañeros de viaje.

Continuó su camino, pero cuando llegó a Judea, no encontró ni a los Reyes ni al Redentor, sino a los soldados de Herodes degollando a recién nacidos. Artabán le ofrece un rubí al soldado a cambio de la vida de un niño, pero es apresado en el palacio de Jerusalén.

Treinta y tres años después, llegó a donde la gente se reunía en torno al monte Gólgota para ver la crucifixión de un hombre que, decían, era el Mesías enviado por Dios para salvar las almas de los hombres. Artabán no tenía duda en su corazón, aquel hombre era quien había estado buscando durante todos esos años.

No sabemos si es verdadera la historia, pero todo es posible en esa gran aventura de buscar y encontrar a Dios. Él se deja hallar cuando menos lo esperamos. Lo importante es seguir siempre buscando.

Artículo anterior

La verdad es que me duele Dios

Siguiente artículo

Espiritualidad y búsqueda de Dios