Colón – Kuna YalaDiócesis

Descubriendo cuál es la misión en el plan que Dios les depara

Bajo el lema “El Discernimiento”, impulsado por el Papa Francisco en su última exhortación apostólica Gaudete et exultate, se realizó la Convivencia Vocacional del mes de junio, en la Parroquia Virgen de Lourdes.

En esta oportunidad, el joven Jorge González, miembro de la Pastoral Juvenil de la Cuasiparroquia Santo Domingo de Mongrovejo, presentó el tema del discernimiento de una manera dinámica y en un contexto que ayudó a los muchachos a entrar en inquietudes, que fueron aclaradas en su momento.

Se cuestionaron sobre ¿Cómo saber si algo viene del Espíritu Santo o si su origen está en el espíritu del mundo?

“Es importante que sepan lo necesario de que en todo discernimiento, la oración, la reflexión, la lectura y el buen consejo estén presentes”, dijo el joven en su exposición.

Además se les recalcó la realidad de que el mundo ofrece enormes posibilidades de acción y de distracción, y que las presenta como si fueran válidas y buenas, cuando es todo lo contrario.

González agregó que por ello es que el discernimiento es un instrumento de lucha para seguir mejor al Señor, ya que los lleva a reconocer los medios concretos que Dios predispone en su misterioso plan de amor, para que no se queden solo en buenas in-tenciones.

Pudieron compartir ideales y maneras de pensar distintas, que los llevó a realizar un taller didáctico de razonamiento, que por la fe les ayudará a crecer en este caminar de discernir lo que Dios quiere para sus vidas.

Por último se orientó en tres puntos esenciales que pueden ayudarles a delinear un itinerario adecuado tanto para los individuos como para los grupos y comunidades, el reconocer, el interpretar y el elegir.

Es importante recordar que el discernimiento vocacional es el proceso por el cual la persona llega a realizar, en el diálogo con el Señor y escuchando la voz del Espíritu, las elecciones fundamentales, empezando por la del estado de vida que desea llevar.

La vocación de una persona representa el tipo de vida personal que va a elegir para relacionarse con la iglesia, y en nuestro caso Dios nos da la posibilidad de elegir la vocación al sacerdocio, la vida religiosa, el matrimonio o la vida de soltero.

Artículo anterior

Permanecer en el amor, en el don del servicio y la entrega al otro

Siguiente artículo

Los cónyuges que saben trabajar en equipo