DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Devotos celebran la vida y virtudes de San Sebastián

En El Totumo, celebraron el pasado 20 de enero la fiesta en honor a San Sebastián, santo a quien dieron gracias por su patronazgo e intercesión ante Dios.
El Totumo pertenece a la zona misionera de Yaviza, y con mucho tesón sus residentes buscan vivir la palabra de Dios hasta el punto de convertirse en sal de la tierra y luz que ilumina los senderos de la fe.
Un ejemplo de ello es la Delegada de la Palabra, Martina Cano quien impulsa la construcción de la capillita para san Sebastián, y aunque por ahora solo se tiene el techo, no obstante, los fieles descubrieron que en medio de la sencillez con la que celebrarían la fiesta, allí Dios se manifestó.
El P. Alvin Bellorín, responsable de esta zona misionera fue el encargado de celebrar la Eucaristía en honor al mártir romano.
Explicó con sentidas palabras, lo que representa para la gente de El Totumo el honrar las virtudes cristianas que elevaron a  los altares a San Sebastián.
Dijo que para los pertenecientes a esta región – cuya población, en su mayoría, es campesina o de la etnia emberá – significa comprometerse con la vida cristina y la capacidad de dar testimonio sin tener miedo.
La fiesta este año tuvo un matiz diferente, ya que los niños en un convivio al culminar la misa recibieron agasajos especiales, a través de la entrega de juguetes, los cuales fueron gestionados por el P. Bellorím quien adquirió los presentes de parte de corazones dadivosos.
Los ojos llenos de ilusión eran evidentes, cuando los pequeñines recibieron los “cariñitos” sobre todo porque para algunos de ellos era la primera vez que recibían un carrito, una pelota o una muñeca.

Artículo anterior

La JMJ está en marcha… ¿cuál es el compromiso?

Siguiente artículo

Catedral San José en David realiza su planificación parroquial