DiócesisPanamá

Ejercicios espirituales para fortalecer su gran misión

Entre el 13 y el 17 de marzo, más de ochenta presbíteros de la Iglesia de la Arquidiócesis vivieron su retiro anual, en la casa de ejercicios de los Hermanos Franciscanos en Boquete, Chiriquí, dirigido por el padre Pedro Jaramillo.
Como cada año, en el proceso de formación espiritual constante, el Arzobispo y el clero de la Arquidiócesis de Panamá, realizaron los ejercicios espirituales para fortalecer su misión al servicio del Pueblo de Dios.
El predicador señaló que cada retiro es una experiencia íntima con Dios, de un clero capaz de recogerse y de decir “vamos a darle al Señor ese espacio en nuestras vidas justamente para que sea más dinámica, entregada y más hermosa tanto para el presbiterado como para sus comunidades”.
Agregó que todos necesitamos estar muy atentos de ir purificando “nuestra vida, nuestro corazón, de tal modo que cada vez sea más posesión del mensaje del Evangelio y por tanto ser más testigos de lo que hablamos, predicamos”.
Para el padre Jorge Rivera, “los ejercicios espirituales, fue un espacio cuya temática ha ayudado a los sacerdotes a reencontrar el sentido verdadero de comunión del clero”.
Asimismo señaló que ha sido como una especie de tabor, donde nos encontramos más profundamente con hermanos y vamos construyendo este camino de espiritualidad, expresó el P. Rivera.
En tanto que el padre Nivel, de la parroquia Cristo Hijo de Dios en Samaria, considera que ha sido uno de los mejores retiros que ha participado, no solo por el ambiente sino también por la temática que se utilizó y la fraternidad que se vivió.
El padre José Brutua, de la parroquia María Auxiliadora y San Antonio María Claret, piensa que ha sido una experiencia llena de mucho conocimiento y mucha espiritualidad, y cada momento fue una invitación a orar reflexionar.
El Presidente de la Rota Romana, participó en el Retiro del clero arquidiocesano y les animó a atender de manera especial a las familias, y a explicar procesos matrimoniales.

Artículo anterior

Nuevo párroco en Antón

Siguiente artículo

Hay que respetar la dignidad humana