ComunidadParejas

El poder del amor, herencia invaluable para sus hijos

Si usted, madre y señora del hogar está dispuesta a todo por sus hijos, piense y asimile esto: el asunto es simple, sencillamente ame a su cónyuge como a sí mismo, ¡pero en toda la dimensión de la expresión!, le aseguramos que esto traerá a sus hijos una invaluable herencia de bendición y los vestirá del verdadero éxito en la vida. Para los hombres, ningún éxito puede ser mayor que estar con la mujer de su pacto, la madre de sus hijos, sentada a su lado y viendo los dos juntos a su descendencia crecer sanos espiritualmente.

¿Hay algo más grande que eso? ¡No lo hay! Nadie les podrá robar esa herencia espiritual.

¿Se imagina a sus hijos diciendo?: “Ahora mismo tengo problemas con mi pareja, pero… ¿qué hacían mis padres? Claro, dialogaban y se perdonaban… ¡Yo tengo que hacer eso!”. Lo que usted hace habla más fuerte que sus propios discursos y es lo que realmente queda grabado en el corazón de sus hijos. Necesitamos asumir nuestra responsabilidad y luchar. ¡Para nadie es fácil! Y de hecho es difícil porque la sociedad tiene a la mano una “fácil solución”: el divorcio.

Recuerde que apenas usted agita la bandera del divorcio, aunque sea como amenaza, usted abre las puertas para que sus hijos sean atacados por este mal. Y no solo eso, las siguientes generaciones también se pueden ver afectados por el divorcio, ya que ni a los abuelos les dio la gana de asumir su responsabilidad y dijeron “¡Mejor nos separamos!

¿Cómo quiere pasar a la historia de su familia?

Cuando sus nietos hablen de usted, haga que hablen de ese abuelo maravilloso, y de esa abuela tierna y dulce. Así les estará dejando un legado incorruptible que nadie se los arrebatará. Es hermoso ver a una pareja avanzada en edad, sentados en una mesa de comedor y tener en la misma mesa a los hijos y nietos sanos y seguros en los caminos del Señor. ¡Qué mayor éxito humano hay si no es ése! Dios nos ha dado el verdadero amor como una herramienta de gran poder para transformar la vida matrimonial. El amor le hará disfrutar de las diferencias, desatará perdón y traerá bendición. Si el verdadero amor está en su matrimonio, lo heredará a su descendencia. No lo dude.

Artículo anterior

Atención y apoyo no es suficiente para los menores infractores

Siguiente artículo

María como modelo de mujer y madre