Clero

Encuentro de las Comunidades Eclesiales de Base

A raíz del X Encuentro Continental, celebrado en Paraguay durante  el mes de septiembre de 2016, las Comunidades Eclesiales de Base de Panamá decidimos renovar nuestros encuentros nacionales, a fin de recoger y compartir las experiencias que en estos últimos años hemos vivido en los diferentes lugares donde nos encontramos.  En este X Encuentro  las CEBs de Panamá fueron representadas por el P. Eric Obaldía de Chiriquí  y  Yirza Puga y Gloria Ortiz de Chilibre. La experiencia del encuentro y el impulso recibido por las Comunidades del Continente fueron fundamentales para promover este re-encuentro de las CEBs panameñas y, juntas, hacer memoria de los 50 años de camino  en el seguimiento de Jesús bajo este modelo eclesial que tantos frutos ha dado a la Iglesia de América Latina y el Caribe, abriéndonos con esperanza  a  nuevos horizontes.
Es así como el sábado 18 de marzo, disfrutamos plenamente el gozo del re-encuentro. Fueron desbordantes la alegría contagiosa, la profundidad de la fe hecha de compromisos solidarios y luchas compartidas, de silencios reflexivos y  de una esperanza inquebrantable, y con ello el gozo de cantar juntos los cantos de nuestras comunidades. Ver, pensar, actuar, evaluar, celebrar, cantar, soñar, esperar… Una constelación de verbos en activo que, como estrellas en la noche,  iluminan y orientan nuestras vidas. Bienvenidas parroquias hermanas, sacerdotes compañeros de camino, hermanas religiosas inspiración de nuestro caminar, laicas y laicos de todas las edades para conformar el santo pueblo fiel de Dios en el que cada uno experimenta su consagración bautismal como sacerdote, profeta y rey.
Con la cabeza en alto hacemos memoria agradecida de nuestro pasado, asumimos el presente con la valentía del Evangelio y cantamos al futuro con el corazón henchido de esperanza: “Aún seguimos en tu camino, Dios hecho hombre, maestro y guía; aún vivimos tan convencidos que sólo el Reino es nuestra utopía…”

Artículo anterior

Reparar la brecha: el sentido del sufrimiento

Siguiente artículo

Espiritualidad y santidad cuaresmal (II)