ComunidadFamilia

Enseñemos el sentido cuaresmal a nuestros hijos

Hay que comenzar hablando de los sacrificios de la Cuaresma. Muéstrales el verdadero significado de éstos, no es el hecho de no comer carne y hacer ayuno sólo porque sí, pero como no me corresponde profundizar en ese tema, sólo te diré que como padres, guías y formadores, debemos estar bien informados, así que si tienes dudas, acércate a la Iglesia a preguntar, para brindarles a tus hijos una información certera y real.

Invita a tus hijos a hacer un pequeño sacrificio, dependiendo de su edad podrán sugerir alguna acción que tu veas que realmente les cuesta trabajo, pero involúcrate en el seguimiento, que no se quede sólo en intenciones.

Para los más pequeños bastará con posponer un poco el momento de gozo, es decir, si se van a comer alguna golosina o van a ver la tele, que esperen un rato y enséñales a ofrecerlo. Los más grandecitos sí podrán abstenerse de lo que iban a hacer, pero ayúdales a ofrecerlo y a los adolescentes y adultos invítalos hacer algún sacrificio o una buena acción que difícilmente harían, sobre todo los viernes de Cuaresma y recuérdales que el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo la Iglesia les pide ayuno y no comer carne pero no por eso se darán un banquete de mariscos o de golosinas, por eso la importancia de comentar con ellos el verdadero sentido de la Cuaresma y el verdadero objetivo de los sacrificios (ayuno y abstinencia).

Si son las primeras veces que tus hijos tendrán una vivencia cercana a la Cuaresma, explícales para que entiendan y quieran participar. Pero sobre todo no los obligues, ni chantajees para que asistan a todas las celebraciones. Una vez que ellos tienen un mayor acercamiento y amor por Dios, le habrán encontrado el sentido a la Cuaresma y eso se da poco a poco.

Artículo anterior

El cristianismo en expansión

Siguiente artículo

Vale la pena el esfuerzo de reiniciar la relación de pareja