ChitréDiócesis

Fuerza renovadora y motivadora impulsa a hermanos cursillistas

Cursillistas de Centroamérica y el Caribe se reunieron en la casa de retiros Damasco para participar de un importante encuentro, que marca una pauta importante en el camino de fe de todos los adherentes a este movimiento. El motivo de la reunión fue la reflexión comunitaria sobre el documento de trabajo que se está analizando a nivel mundial, en búsqueda de la renovación del mismo movimiento, de cara a los nuevos desafíos de la sociedad globalizada y paganizada. Durante los tres días de trabajo se percibió un clima de serenidad y alegría debido a la cálida acogida que los visitantes han apreciado abiertamente. Con franqueza y determinación se han tocado los temas de la identidad del MCC y de los cursillistas, la metodología de trabajo y sobre todo la espiritualidad que es el fundamento de la acción pastoral.

Se hizo énfasis sobre la necesidad de mejorar las comunicaciones internas y externas, utilizando de manera sobria y apropiada todos los nuevos medios que la tecnología pone a nuestro alcance.

La comunión en la diversidad ha sido el eje transversal de todas las reflexiones; en cuanto a la obra evangelizadora del movimiento se basa en el testimonio sencillo y cotidiano en todos los ambientes donde viven los cursillistas para que el mundo vea cómo se aman y alaban al Señor.

Toda esta riqueza nace de la posibilidad de compartir con hermanos de diferentes países, de la apertura a horizontes más amplios, de la disponibilidad a escuchar los demás y enfocarse en lo que verdaderamente es esencial. Para la diócesis de Chitré y para la comunidad local del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, han sido días de gracia y bendiciones que se han derramado según la lógica de que quien más se dona, más recibe. Al ser sede de un evento tan importante todos se han sentido involucrados, entusiasmados y comprometidos en una renovación espiritual personal y eclesial que seguramente se verterá en la comunidad.

La sede de Damasco, recientemente remodelada, ha jugado un papel importante porque su capacidad de acogida y su infraestructura moderna han permitido una estadía confortable y digna, para quienes buscan un lugar tranquilo, silencioso, sencillo que no fuese un hotel sino una casa donde encontrarse como hermanos.

 

Artículo anterior

La Iglesia las mira con misericordia

Siguiente artículo

Atención y apoyo no es suficiente para los menores infractores