Colón – Kuna YalaDiócesis

I Encuentro Diocesano de Delegados de la Palabra

Más de 130 laicos de toda la diócesis se congregaron en el Centro Tiberíades para ser parte del Primer Encuentro Diocesano de Delegados de la Palabra, con el objetivo de evaluar el camino recorrido durante estos años en las diversas zonas misioneras, con una mirada de fe y discernimiento evangélico.

Los delegados, en su gran mayoría campesinos, llegaron desde sus lejanas comunidades de la Costa Abajo y Carretera de la provincia de Colón. Se les tenía preparado un agasajo donde pudieron agradecer al Señor los dones y logros alcanzados en estos años de servicio eclesial.

Un momento emotivo fue la presencia de 8 delegados que desde el año 1972 han prestado su servicio a las comunidades; sus recuerdos y testimonio llena-ron a todos los presentes de gozo.

Dedicaron un día completo a la formación con dos temas orientados al discipulado y a la misión de los delegados. Compartieron sus enseñanzas la Hna. Rosemary Castañeda, quien invitó a renovar el encuentro con Jesús a través de la Sagrada Escritura; y el Padre Miguel Ángel Keller, quien orientó a los delegados a vivir su servicio desde la comunión con la iglesia para vivir la misión. Cada tema tenía su respectivo taller, donde los delegados pudieron compartir y trabajar en diversos grupos.

Hubo espacio para una amena conversación con el obispo, monseñor Manuel Ochogavía, quien tocó diversos puntos de interés eclesial, y sobre todo de situaciones puntuales que viven los Delegados en sus comunidades.

El último día se centraron en la evaluación para proyectar el camino que queda por delante; las luces y sombras de estos años; y las propuestas que algunos de los presentes ofrecieron ayuda-ron para iluminar el camino con la esperanza de ofrecer un renovado servicio de la Palabra a las comunidades.

Detalles

  • Agradecen al Señor por esta iniciativa para agradecer, evaluar y planificar el camino hacia una mejor coordinación, formación y acompañamiento de los Delegados.
  • El padre José Ortega fue el encargado de organizar el encuentro junto al equipo misionero de las zonas.
  • Al final dieron gracias también por la vocación de numerosos misioneros que por más de 50 años han brindado su servicio en las comunidades.
Artículo anterior

Hagamos el bien

Siguiente artículo

Voluntarios de la JMJ de Aguadulce forman parte de un simulacro