ComunidadFamilia

¿Infección urinaria en niños… debemos preocuparnos?

Las infecciones del tracto urinario pueden ocurrir cuando entran bacterias a la vejiga o a los riñones. Estas bacterias son comunes en la piel alrededor del ano. También pueden estar presentes cerca de la vagina.

La infección puede afectar diversas partes de las vías urinarias, que incluyen la vejiga (cistitis), los riñones (pielonefritis) y la uretra, que es el conducto que saca la orina desde la vejiga hacia fuera.

Normalmente, no hay bacterias en las vías urinarias. Sin embargo, ciertos factores pueden facilitar la entrada o permanencia de bacterias en el tracto urinario.

Son más comunes en las niñas que en los niños, y una de las causas más comunes vestir prendas de ropa muy ajustadas; cambios o anomalías congénitas en la estructura del tracto urinario; no orinar con la suficiente frecuencia durante el día; la mala higiene a la hora de ir al baño, pues en las niñas, esto puede llevar bacterias hasta la abertura por donde sale la orina.

Pueden ocurrir generalmente alrededor de los 3 años, a medida que los niños empiezan su entrenamiento para ir al baño. Los niños que no fueron circuncidados tienen un riesgo ligeramente más alto antes de 1 año de vida.

Si hablamos de síntomas, se mencionan sensaciones de ardor o dolor cuando el niño o niña orina, sentir la necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual, sentir la urgencia de orinar pero no poder hacerlo, perder un poco de orina, orina turbia, oscura, maloliente o con sangre.

En un niño, además de los síntomas anteriores, también pueden aparecer fiebre, diarrea, vómitos, irritabilidad, disminución de la actividad, dolor de estómago, dolor de espalda.

¿Pueden prevenirse o evitarse?

Hay muchas opciones de estilo de vida que pueden ayudar a prevenir estas infecciones. Estas son algunas de las cosas que puede hacer para protegerse de ellas:

  • Tome mucha agua para eliminar las bacterias. Para algunas personas, beber jugo de arándanos también ayuda a prevenir las infecciones del tracto urinario.
  • No retenga la orina. Orine cuando sienta la necesidad de hacerlo. Algunos niños no van al baño con la suficiente frecuencia. Si es el caso de su hijo, enséñele que tiene que ir al baño varias veces por día.
  • Enseñe a su hijo a limpiarse correctamente.
  • Evite tomar o dar a su hijo baños de espuma.
  • Vista a su hijo con ropa holgada (incluso la ropa interior).
  • Si no está circuncidado, lave el prepucio regularmente. Si tiene un hijo sin circuncidar, enséñele cómo lavarse el prepucio.
Artículo anterior

Amando y formando al necesitado

Siguiente artículo

¿Es posible el para siempre?