Curso BíblicoEspiritualidad

Jesús llama la atención a la comunidad de sus seguidores

Lucas 12, 35-59.  Jesús sigue hablando a los discípulos, al pueblo, y también a las autoridades.  Después de mostrar que la búsqueda fundamental es la del Reino, con la justicia que produce  fraternidad y coparticipación.  Él llama la atención a la comunidad de sus seguidores.  ¿Por qué? Porque Jesús vino para ser “una señal de contradicción”, por eso es preciso saber discernir.
Esta advertencia a la vigilancia es frecuente en los labios de Jesús. “Sean como los hombres que esperan el regreso de su Señor”…  Este período de espera no es un tiempo de inactividad o pasividad.  Jesús lo compara con el tiempo que unos servidores deben cumplir la tarea que se les ha asignado, de modo que su señor, al volver, encuentre a cada uno empeñado en la labor encomendada.  Esta tarea consiste en ponerse, las propias capacidades y bienes, al servicio de los demás,  Los que vivan de esta manera recibirán un premio.  El mismo Señor Jesucristo se pondrá al servicio ellos; esta venida del Hijo del hombre nos exige estar siempre atentos.
Después de habla de futura venida, Jesús pasa a hablar de la misión que el Padre le encomendó.  Él sabe que debe encender el fuego del juicio para arrancar todo el mal que haya sobre la tierra, pero para lograrlo deberá pasar antes por los dolores de la pasión.
Jesús acepta voluntariamente la pasión.  Nadie duda que Jesús vino para hacer presente y efectivo el Reino de Dios sobre la tierra y que éste es un reinado de paz y reconciliación.

Artículo anterior

Estímulos y motivaciones para la catequesis con adultos

Siguiente artículo

Colaboración en los deberes escolares