ChitréDiócesis

Jóvenes alimentan el espíritu en campamento a la orilla del río

Los días de carnavales son los más esperados por la mayoría de los panameños para gozar de unas breves vacaciones. Sin embargo, en los últimos años, muchos aprovechan este fin de semana para buscar un sentido verdadero a la propia vida.

Jóvenes en busca de alternativas

En la diócesis de Chitré, desde hace varios años, las parroquias de Santa Teresa de Llano Bonito y de San Miguel Arcángel de Monagrillo organizan un campamento juvenil en los días de Carnaval, que este año se está realizando desde el 8 hasta el 14 de febrero.

Esta iniciativa, que reúne a más de 250 jóvenes provenientes de diferentes parroquias de la diócesis (Catedral, Ocú, Las Tablas, El Rosario, La Arena) fue ideada por el padre Segundo Familiar Cano como seguimiento del Encuentro Nacional de Renovación Juvenil y hoy es continuado por el padre Roderick Escobar, párroco de Santa Teresa de Jesús y responsable diocesano de la pastoral universitaria.

Gracia y alegría

El campamento se realiza en un terreno en El Ciruelo de Pesé, a orilla del río, puesto a disposición por una familia de la localidad y apoyado económicamente por otras familias generosas que proveen los alimentos para los participantes.

La temática de este año estará dividida en dos ejes: de cara a la JMJ y perspectiva de la Cuaresma. De jueves a sábado, guiados por la hermana Rosmery Castañeda, dominica de la Presentación, se profundizará la vida de los santos patronos de la JMJ.

Se formarán ocho grupos. Cada grupo, de viernes a sábado, leerá la vida del santo asignado, meditará y reflexionará sobre sus virtudes, y el sábado habrá una noche de Teatro de Santos donde los grupos representarán la vida de su santo adaptada a la realidad de hoy.

Luego se realizará una fogata juvenil durante la cual la hermana Rosmery explicará cómo el Fuego del Espíritu Santo es el que forja a los cristianos y es el autor de la santidad en toda la Iglesia.

El domingo, con la presencia de los padres de familia, la hermana Rosmery tendrá una catequesis sobre la importancia de la preparación para la JMJ, y el obispo, Mons. Rafael Valdivieso, presidirá la celebración eucarística.

Conversión y vida nueva

De lunes a miércoles, el grupo de evangelización Nueva Vida, herencia espiritual del padre Emiliano Tardiff, hará una exhortación kerigmática en preparación a la cuaresma, que iniciará con el Miércoles de Cenizas. El campamento finalizará ese miércoles con la celebración eucarística donde participará la comunidad de El Ciruelo y con la imposición de las Cenizas como signo de conversión e inicio de una vida nueva.

Artículo anterior

El grupo Alfareros contagió de alegría a los chiricanos

Siguiente artículo

Presentación de Jesús en el Templo