ComunidadJóvenes

La alegría de ser voluntario

La palabra “voluntario” se ha hecho muy común en estos últimos meses. Con el anuncio de la próxima Jornada Mundial de la Juventud en nuestra tierra istmeña en 2019 todos estamos preparándonos para recibir a la juventud católica mundial. El que asistió a la JMJ en otros años de seguro vió a varios voluntarios a altos horas de la noche o en cada esquina para darte una mano ante cualquier duda y es eso precisamente lo que nos corresponde ahora a nosotros. Pero, ¿qué implica ser un voluntario?
Muchas veces nos dejamos llevar por la emoción del momento y nos involucramos en actividades geniales, sin embargo las mismas requieren de un alto nivel de compromiso y ganas de trabajar, siendo la JMJ un caso muy particular en cuanto al voluntariado. Ser voluntario significa realizar una labor de forma gratuita y alegre. No hay reconocimiento ni dinero en medio, solo la satisfacción personal de ayudar a los demás y participar con alegría. La JMJ promete ser un evento mundial y todos debemos ir preparando nuestro corazón para la enorme tarea que nos corresponde como país sede.
Ser voluntario será trasnocharse, aguantar lluvia y sol, ser amable siempre y tener esas energías bien recargadas para ser los mejores anfitriones de la juventud que vendrá a vivir un encuentro mundial de fe y gozo. Te motivamos desde ya para estar dispuesta a brindar el servicio necesario para que esta JMJ sea una vivencia inolvidable para ti como voluntario y para los que vendrán.

Artículo anterior

Ser defensores valientes del matrimonio sacramental

Siguiente artículo

Alienación cultural