DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

La belleza de Panamá y su gente

La delegación de jóvenes polacos que visitó Panamá para mirar nuestra realidad como país y como próxima sede de la Jornada Mundial de la Juventud, estuvo en la prelatura, específicamente en la Isla Colón.
Su estancia en esta tierra bendecida por la belleza del mar, los animó a escribir sus impresiones sobre esta grata visita a través de unas líneas en este semanario, señalando que a pesar de que Panamá es el país más pequeño de los que han organizado una JMJ, se van convencidos de que a los peregrinos que por aquí pasen, no les faltará nada.
Bocas del Toro es un lugar que les recordó que la belleza tiene distintas dimensiones. Los polacos señalaron que imaginaban el Archipiélago del Mar Caribe con bellas playas como las que ven en las fotos de agencias de viajes, sin embargo, mirar todo de cerca les  enseñó que al lado de la belleza de la naturaleza que glorifica al Creador, se encuentra también la belleza de la gente.
Aunque en Bocas no viven solamente católicos, les impactó su acogida y atención, que se les manifestó en buenos gestos, siempre prestos para ayudar; gestos sencillos que hacen descubrir la fuente de esa gratuidad y generosidad en Dios, gestos que a veces no sabemos valorar.
Un momento especial fue el encuentro con Monseñor Aníbal Saldaña, Obispo de la Prelatura, quien hablando con ellos, subrayó que su deseo es que los peregrinos de Polonia que lleguen a Bocas transmitan el testimonio de valores que tiene la familia, pues la crisis familiar y la ausencia de familias provocan drama en las personas y en el ambiente.
“Muchas veces nos dijimos, esto es el paraíso en la tierra, y lo relacionamos con las palabras Huésped en la casa, Dios en la casa”, y mirando a los ciudadanos panameños, los que son de fe y aquellos que no, queremos que ese proverbio sea también interpretado al revés, ya que estamos seguros que Dios ya vive en la casa panameña y por eso quiere invitar en esa casa a todos los peregrinos del mundo”, dijeron.
Invitaron además a la juventud a descubrir cuánto tienen que agradecer y dar testimonio en el camino hacia la JMJ Panamá. “Es importante que descubran lo que Dios quiere decir a través de los jóvenes panameños y del bello lugar al cual nos ha enviado en el 2019”, puntualizaron.

Artículo anterior

Vigilia en las alturas

Siguiente artículo

Somos una iglesia viva y alegre