DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

La importancia de educar en la fe y en las buenas obras

El Colegio San Agustín de la ciudad de Panamá sigue apostando por el servicio social como vía de educación en las comunidades de Bocas del Toro. Este año se ha tomado como área de trabajo la zona correspondiente a los corregimientos de Guabito, La Mesa, y Las Delicias. Allí se realizarán los siguientes proyectos:

– San San: servicios sanitarios.

– California: cancha-espacio para el acto a la bandera.

– Puente Blanco: cancha y portería

– Dos Caños: salón de clase

– Dos Caños anexo-SIBUGE: salón de clase

– Boca de Yorkin: cancha

– Boca de Yorkin anexo: salón de clase.

Cada proyecto es asumido en su totalidad por el servicio social. Se facilitan los materiales y son los alumnos quienes construyen las obras, bajo la supervisión de un maestro.

Estas obras suponen un gran aporte a la comunidad bocatoreña. Cientos de alumnos junto con sus profesores reciben cada año las huellas del Colegio San Agustín de Panamá. Y lo más significativo es la alegría con la que estos jóvenes asumen el compromiso de aportar con su tiempo, esfuerzo y recursos,  en bien de una determinada comunidad.

Cabe destacar que estas son comunidades indígenas muy retiradas del núcleo urbano. Pero es muy  hermoso ver cómo los alumnos interactúan con esas comunidades, con sus moradores, con otros jóvenes, con los niños. En fin, se trata de ver y palpar en carne propia la realidad indígena aunque sea por quince días.

Cada joven que participó de estos proyectos podrá decir que conoce un poco de Bocas del Toro, lo cual es un gran logro, dado el desarrollo de nuestro Panamá, y la lucha de mejores condiciones de vida para la gente más necesitada.

Estos jóvenes regresan a Panamá felices y contentos. Han vivido una experiencia que les ha marcado la vida. Pero también han de saber que con su estancia en estas tierras han marcado las vidas  de otros jóvenes.

Artículo anterior

Se inicia proceso de canonización

Siguiente artículo

Jóvenes protagonistas de la sociedad y de toda la Iglesia