Noticias

La JMJ es un evento de todos los panameños

La Jornada Mundial de la Juventud está tocando el corazón y la vida de muchos panameños. Todos nos preparamos mental y espiritualmente para vivir esta especial experiencia en la que veremos el rostro de Cristo en el peregrino que venga de visita. Las diócesis se preparan fuerte para recibirles; los jóvenes están activos organizando detalles en sus parroquias, los sacerdotes les orientan y acompañan. Así mismo, las comunidades de Religiosas.

En Chitré por ejemplo, se encuentra la madre Dolores Gil, una religiosa española que hoy está cumpliendo 92 años de edad. Lleva 28 años en esta región de Panamá; entró al convento con 17 años,  y el próximo 9 de abril de 2018,  cumplirá 75 años de vida religiosa.

La religiosa agustina siente la JMJ como suya, por lo que también se prepara, pero sobre todo ora por la actividad para que dé frutos abundantes a nuestra iglesia. “Nosotras estamos orando todos los días por la JMJ, los martes toda la tarde exponemos el Santísimo,  y cada 22,  hacemos una oración especial para que la JMJ dé frutos de conversión y de renovación en la iglesia panameña”, señala.

Agrega que es importante que la JMJ ayude a los jóvenes a hacer esa experiencia de la cercanía de Jesús que transforma la vida de todo hombre, si deja abierto el corazón para ese encuentro.

Además de orar por el evento, la religiosa se ha dado a la tarea de confeccionar  unas pequeñas pulseras para entregar como recuerdo a los peregrinos que llegarán a Chitré.  “No serán muchas,  ni para todos, pero con algo puedo contribuir desde el poco trabajo que puedo hacer”, asegura.

75 años de fidelidad

Al preguntarle, ¿Cómo siente tantos años de vida religiosa y de fidelidad en una sociedad en donde se echa de menos  el compromiso y la constancia?, respondió,  que no son muchos años así a secas, son 92 años de gracia y casi 75 años de vida religiosa que intenta vivir cada día con ilusión.

“Cada día es una oportunidad para amar más a Dios, para seguir buscándole y entregarse generosamente”, dijo. “Hace días leí en un libro que en la vida lo más importante no es solo saber lo que debemos hacer, sino sobre todo a quién tenemos que responder; dónde,  cómo, y cuándo”, destacó.

Agregó que si la sociedad se hiciera esas preguntas hoy,  quizás entenderíamos los abundantes frutos de ser fieles, constantes, decididos en la vida ante las opciones que se toman.

Artículo anterior

Diccionario de Historia Cultural de la Iglesia en A.L.

Siguiente artículo

Las campanas que ya no pueden cantar