ComunidadJóvenes

La soberbia nos hace estériles y la humildad muy fecundos

Seguro que te habrás topado con alguien soberbio y arrogante alguna vez, o quizás tu mismo has sido así con los demás. Aquellos que solo hablan de sí mismos y que se creen mejores que los demás, San Lucas en el capítulo 18, versículo 14 nos dice: “Todo hombre que se hace grande será humillado y el que se humille será enaltecido”, solo quienes se humillan y viven en humilde actuar se engrandecerán ante Dios.

Rasgos

Itza Urriola, psicóloga del Centro San Juan Pablo II, dice que una persona soberbia de alguna manera esconde un problema de autoestima, mientras que a nivel positivo la persona dentro de este comportamiento que no lo es al 100% actúa así, en algunos momentos, como defensa a lo que vive diariamente, para protegerse; en el plano negativo, la persona es arrogante, menosprecia a los demás nunca se siente equivocada, cree tener siempre la razón, es necesario que sea confrontado directamente, ya que la persona nunca verá que está mal, siempre pensará y dirá que tiene la razón.

Un pasado

La soberbia generalmente sirve como un mecanismo de compensación de una gran inseguridad y poca confianza en uno mismo, es un rasgo de personalidad que se va forjando en la infancia. Cualquier persona puede comportarse de forma soberbia en un momento determinado por ciertas situaciones en su vida, lo más común es que sea un patrón estable de responder ante la vida. En el caso de que sea una característica de personalidad, va a ser difícil de modificar, aunque no es imposible, acotó Urriola.

“Hay que revisar la historia de las personas, el porqué todos en algún momento somos soberbios, porque no se puede andar menospreciando a las personas, si esto ocurre hay que hacer un llamado de atención y brindarle la ayuda que requiera con humildad”, enfatizó Urriola.

Al encontrarnos con una persona soberbia es necesario hacerle ver que hay otras formas de comportarse, en algunos casos debemos ser pacientes, comprenderlos, mucho de esto tiene que ver con las carencias en el pasado de la persona, debemos indagar para poder ayudar y dar muestras de verdadera actitud humilde, ser empáticos, asertivos con las personas que lo requieren para lograr ese impacto positivo.

Artículo anterior

Visitar a las mujeres enfermas

Siguiente artículo

Caminan con rumbo a la JMJ, mostrando una iglesia viva