Clero

Los memes, ¿un nuevo género periodístico?

El meme es llamativo, lo que lo hace perfecto para la publicidad y el mercadeo. Así pues, que no descarte la efectividad de los memes quien esté interesado en transmitir la verdad.
Postmodernidad  es la palabra con la cual los pensadores han denominado la época actual, que ha nacido de una manera vertiginosa, moldeando los hábitos humanos y las configuraciones de la sociedad.
Sin embargo, ante el intento de una descripción de la postmodernidad, las teorías son insuficientes, pues, es una época aun formándose y que puede alcanzar dimensiones insospechadas con el paso de unos mínimos años, pues permea todos los aspectos envueltos en la cultura.
El modo de transmitir la información, también ha sido modificado. El camino de implantar y compartir ideas ha sido transformado. Los medios de comunicación, los autores y todo tipo de oradores han debido asumir el reto de mantener el interés y la credibilidad, respondiendo a los intereses y necesidad de la nueva sociedad.
Pongamos un ejemplo. El concepto Meme, aún no registrado en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es por el contrario ampliamente conocido por el cibernauta de a pie y usado enormemente a través de las redes sociales.
El meme, es la unión de una imagen y un texto, para ser replicada, especialmente por medios de comunicación electrónicos para transmitir una idea. Se caracteriza por su simplicidad y su capacidad de captar la atención fácilmente. Las cuentas de las diversas redes sociales son inundadas con este tipo de publicaciones. Mensajes de superación, críticas, burlas son multiplicadas sin cesar por medio de esta herramienta.
Más aún, los memes no se limitan a información trivial. Los memes son ahora un nuevo modo de periodismo, que muestra la verdad, que revela problemáticas sociales, que analiza acontecimientos. Es la unión del mundo fotográfico con la ironía de la caricatura; la suma del hecho noticioso con la profundidad de la opinión.

Artículo anterior

Enseñar el valor del trabajo

Siguiente artículo

Espiritualidad y frutos de Pascua (III)