Actualidad

“Me arrodillo en cada partido para que vean que Dios existe”

Un total de 32 selecciones participan en el Mundial de Rusia, cuya final seguirán millones de personas, convirtiéndose en el acontecimiento más visto del planeta. El balón se convierte en más que un simple implemento de juego y pasa a romper barre-ras del idioma, la raza, estado social, y religión, convirtiéndose en una válvula de escape de la pobreza y violencia y una herramienta de integración y fraternidad. Así lo expresa el portero de la selección de Costa Rica, Keylor Navas, en una entrevista al portal digital Vida Nueva, en la que reconoce que la pelota, los guantes y la fe le dieron una oportunidad para salir adelante en un contexto social nada fácil. Keylor Navas nació en el seno de una familia humilde de Costa Rica y cada noche, se reunían para rezar el rosario. “Nada me daba más energía y más fuerza que ese momento de oración. Mi abuela, que es la persona con la que realmente me crié, nos recordaba que la única persona que dirige nuestros destinos y en quien debíamos poner nuestra confianza era Dios.

Muestras de fe en el campo de juego: Keylor tiene como ritual al iniciar un partido arrodillarse en el césped, santiguarse y elevar sus brazos al cielo, y comentó que esto lo hace desde que tenía 5 años. “Me arrodillo y hago una pequeña oración para hacer un partido digno y coherente, para poner todo en manos de nuestro Señor”.

“Siempre le rogué que me diera la oportunidad de poder llegar a arrodillarme en estadios grandes y que todos pudieran ver que en ese campo había un hombre de fe. Dios me ha dado la oportunidad de cumplirlo y reverenciarle todos estos años. Por eso no le pido que no me metan goles… sino que le ofrezco cada partido”, manifestó el también guardameta del equipo del Real Madrid. “Si te pones en manos del Padre, todos tus sueños se pueden cumplir. Dios trabajó en mi vida y me cuidó hasta traerme al lugar en el que estoy ahora. Para mí todo esto es un privilegio, no es casualidad, sino algo que Él me tenía preparado” resaltó Keylor.

Conocemos bien que los ambientes d éxito que rodean el mundo del fútbol no son fáciles de manejar y así lo reconoce Navas: “en mi vida hubo muchos momentos donde las cosas no salían como yo quería, muchas piedras en el camino, pero siempre pedí al Padre que me diera paz, confianza y sabiduría para poder seguir esforzándome, para encontrar fuerzas” agregó. “Nunca olvidé el mensaje de Dios de mi abuela, recuperé el grupo de oración y fue entonces cuando despegué en mi profesión. Dios tiene siempre algo maravilloso para cada uno de nosotros y siempre es mejor de lo que esperamos.” Navas opina del Papa Francisco – “A su Santidad lo admiro muchísimo. Me gusta la forma en la que actúa, como un hombre sencillo, del pueblo. Es un claro ejemplo del evangelio trasladado a la vida cotidiana, tratando a todos con amor, con sencillez, con serenidad y sinceridad. Intenta llevar el mensaje de Dios a la rutina diaria, a cada pequeño gesto, y para mí es algo totalmente admirable. Además de todo, está haciendo un gran trabajo por el mundo, en el mundo”.

Artículo anterior

I Encuentro Diocesano de Delegados de la Palabra

Siguiente artículo

Música, un elemento para influir en la conducta