DiócesisPanamá

Niños y jóvenes viven experiencia inolvidable

El pasado domingo 22 de enero un grupo de niños y jóvenes, procedentes de las comunidades Patria Nueva y Emberá Purú, participaron en la Eucaristía al cierre del Campamento de Verano de dos semanas de duración organizado por las Misioneras de la Caridad, Madre Teresa de Calcuta.
El Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa, presidió la Eucaristía y de manera catequética les animó a responder a seis formas de vivir la Palabra: escucharla, meditarla, estudiarla, reflexionarla, obedecerla y celebrarla.
Durante el tiempo que duró el campamento de verano, el grupo participó en actividades recreativas, talleres de pintura, música y teatro como vías para superar las barreras de exclusión que sufren muchos de estos niños y adolescentes en sus entornos.
La Hermana Lupita informó que el campamento tuvo como temática “La Virgen de Fátima”. Los niños tuvieron como objetivo revivir la historia, y luego la dramatizaron fabricando sus propias vestimentas, y escenario aprovechando todos sus recursos.
Una comida variada, salidas al Casco Antiguo, visitando los templos, el museo de arte religioso, al Biomuseo, y las Esclusas de Agua Clara en Colón. “Han sido muchas de las actividades que se realizaban al término de cada jornada”, dijo la religiosa, tras agregar que “estos niños son incansables”.
Las Misioneras de la Caridad, Madre Teresa de Calcuta contaron con el apoyo de sus colaboradores para toda lo que fue la organización, y acompañamiento de los niños y jóvenes. “Dos semanas llenas de actividades donde los monitores han comprobado el cambio de los niños y jóvenes que participan en el Campamento de Verano, donde aclaran que “Dios ha sido y sigue siendo el motor de todo lo que hacemos”.

Artículo anterior

Obispo Uriah Ashley hace llamado a defender la verdad

Siguiente artículo

La unidad de los cristianos es un don gratuito de Dios