Actualidad

PALABRAS EN EL ANUNCIO DE LAS MODALIDADES Y PAQUETES PARA PEREGRINOS DE LA JMJ 2019

Muy buenos días a todos, especialmente a ustedes comunicadores sociales de los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, y quienes dan cobertura a través de las distintas plataformas de comunicación que ofrecen las nuevas tecnologías.
Nuestros saludos también van dirigidos a los miembros de las distintas direcciones del COL y de la Dirección Ejecutiva de Apoyo del Gobierno, que nos acompañan para tan importante anuncio.
Queremos aclarar que este anuncio no se trata de la apertura de las inscripciones. El inicio formal de las inscripciones se hace cuando el Santo Padre se inscribe para participar de la Jornada Mundial de la Juventud. Y estamos a la espera de esta información, que sabemos será anunciada pronto.
Los hemos convocado es para presentar las modalidades de cobertura y paquetes de servicios que el Comité Organizador Local está en capacidad de ofrecer a los peregrinos que participarán en la  JMJ 2019 en Panamá.
Nadie paga para ver al Papa, para estar con él; contribuimos con el alojamiento, la comida, el transporte, un seguro médico y el kit peregrino, que en Panamá ya está definido y cuyo diseño pronto conocerán.
Estas modalidades y paquetes se han establecido considerando los servicios que generalmente los peregrinos pueden solicitar, y de acuerdo también a los costos que estos servicios pueden generar. Lo que se ha tratado es que sea lo más accesible posible.
Recordemos que los peregrinos con la inscripción sufragan el 75% de los gastos que genera la Jornada Mundial de la Juventud. Esto significa que los peregrinos que asisten a este evento, tienen muy claro el principio de solidaridad y corresponsabilidad. Entienden que es más lo que reciben del Señor, como por ejemplo el poder tener una experiencia que les marcará positivamente su existencia para siempre y que les ayudará a descubrir su proyecto de vida en este mundo.
Solo de esta forma podemos entender el esfuerzo y empeño con el que trabajan para sufragar su participación en una Jornada Mundial de la Juventud. No hemos encontrado a ningún joven que haya regresado decepcionado de este evento. Todo lo contrario, contagian a otros para que puedan asistir.
Por eso cada peregrino que participa en una Jornada “no paga”, sino que “contribuye” para que este evento que es una bendición para él, lo sea también para que otros puedan compartir esta experiencia.
En Latinoamérica, por ejemplo, en cada peregrino tenemos una historia de esfuerzo conjunto, de su familia, de su comunidad parroquial, de gente o empresas que quieren apoyar a la juventud. Estas son las historias detrás de cada peregrino, que se van entretejiendo: historias de amor, de unidad familiar, de solidariad en la comunidad; detrás de cada peregrino hay un universo que se conecta con el camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud.

Desde ya estaremos experimentando los frutos de este evento internacional.

Artículo anterior

Firma del encargo del órgano monumental a la Catedral de Panamá

Siguiente artículo

Gira de medios del equipo de registro y acogida JMJ