DiócesisSantiago

Preparándose para la Jornada Mundial de la Juventud 2019

Con una mezcla de sentimientos, Panamá fue sorprendida con la hermosa noticia de que la próxima Jornada Mundial de la Juventud 2019 será en suelo patrio. Sabiendo todo lo que implica, Santiago trabaja desde ya para aportar en la organización, estructurándose a través de la Comisión Diocesana de la JMJ conformada por agentes de pastoral, Sacerdotes, pero sobre todo de jóvenes de cada una de las parroquias.
Esta comisión diocesana tendrá una centralidad en la logística de lo que se llama “Los días en las Diócesis”. De igual forma desde ya está gestionando los fondos económicos para ayudar a las parroquias en los días en que los jóvenes inscritos para nuestra Diócesis lleguen. Junto a esta Comisión Diocesana, está como brazo de ayuda, la comisión de Finanzas.
Aparte de esta esfera diocesana, está la Comisión Parroquial de JMJ, que tiene la misión de calcular el número de posibles jóvenes que se puedan recibir en la Parroquia según las estadísticas de espacios amplios, los hospedajes respectivos, movilidad, alimentación, etc.
Esta comisión junto a su Párroco, que la inyecta con su disposición, decisión y dinamismo, gestiona también sus propios fondos para costear los gastos de la Parroquia en esos días, en tema de atención, logística.
Cabe resaltar también que el Obispo Monseñor Audilio Aguilar Aguilar, ha decretado que las ofrendas realizadas en Exequias y Matrimonios, serán destinadas al fondo Diocesano para la JMJ PANAMA 2019.
En este camino de preparación con sorpresas diarias, no están solos, pues cuentan con la ayuda de Dios, con la generosidad de la diócesis, y también de la compañía de los organizadores y en especial por la oración del Santo Padre Papa Francisco.
Han tenido la dicha de recibir la visita de la Comisión Vaticana, y en varias ocasiones la Comisión Nacional para los días en las diócesis con quienes trabajan muy de cerca.

Artículo anterior

Reflexionan sobre el sentido cristiano en tiempo Cuaresma

Siguiente artículo

Cuaresma: renovarse en Cristo