DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Recorrido pastoral en el Vicariato

Como parte de sus actividades pastorales, monseñor Pedro Hernández Cantarero acudió a actividades programadas en diversas comunidades como parte de la acción pastoral que realiza en el Vicariato Apostólico de Darién.

Novena

Acompañó a la comunidad de la Capilla de Zapallal, en la celebración del sexto día de la novena de la Medalla Milagrosa.

Allí dijo que esta fiesta es un momento propicio para reflexionar sobre la vida parroquial, la vida en familia, el servir a la comunidad y el ser católicos de diario testimoniar, para impulsar el desarrollo de todos como hermanos.

Hubo una buena concurrencia en la capilla de Zapallal; con una significatica participación de la juventud que van terminando clases y que participan con devoción para su fiesta patronal.

Confirmado en la fe

Un total de 17 jóvenes de la comunidad de Alto Tuira, recibieron el sacramento de la confirmación de manos de Monseñor Hernández.

Los confirmandos manifestaron haber tenido una buena preparación para recibir el sacramento que los hace adultos en la fe. La afluencia de la comunidad para la misa que fue realizada el 24 de noviembre no fue muy masiva, debido a los desfiles programados en Yaviza, pero aún así estuvieron los catequistas y los familiares de estos jóvenes confirmandos.

Se vivieron estos días con un espíritu de mucha devoción, serenidad y contemplación del misterio, donde se vivió una presencia de Dios muy fuerte, y quienes participaron sintieron una acción más profunda del paráclito en sus vidas.

“Que el Dios de la vida haga vivir su acción en esta juventud siempre generosa y entregada, desde una presencia de iglesia en salida para ir a todos los rincones del mundo a evangelizar”, expresó Monseñor Pedro Hernández Cantarero.

Bendición de Centro Educativo

El Obispo acudió a la Eucaristía por petición de los docentes del plantel Educativo Básico de Nuevo Vigía para bendecir la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Allí agradeció a la comunidad educativa por sacar este espacio para orar y reunirse en torno a la Palabra de Dios.

Un Siglo

Una Eucaristía llena de momentos de regocijo y motivación fue celebrada por los cien años de vida de Don Demetrio, un colombiano que reside en el Hogar Luz y Vida ubicado en Metetí.

En la celebración que fue realizada el 24 de noviembre, se recordaron los años de vida de Don Demetrio en el Real de Santa María quien anhela volver al trabajo en el campo, ya que en el hogar de ancianos siente que aún puede dar mucho a la vida en estos momentos.

Muchas gratas experiencias se pueden compartir en las visitas y recorridos pastorales, los encuentros con el obispo permiten afinar la disposición de quienes sirven en estas comunidades de Darién.

Para Monseñor Pedro Hernández, el contacto con las zonas misioneras de este Vicariato estrechan lazos de fe, unen comunidades, permiten la cercanía de quienes están distanciados y motiva a quienes siguen sirviendo en la Iglesia.

Artículo anterior

Jóvenes unidos en oración

Siguiente artículo

Histórica consagración del altar de la Catedral