DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Reflexionan sobre el sentido cristiano en tiempo Cuaresma

La comunidad juvenil JESUS TEAM de la Parroquia San José, Chiriquí Grande, compartió la experiencia de retirarse durante tres días para profundizar en el sentido cristiano del tiempo cuaresmal.
Con disposición y entusiasmo, los jóvenes que venían de las comunidades de Chiriquí Grande, Punta Peña, Rambala y Palma Real, optaron por el Señor Jesús y aceptaron su invitación para encontrarse con Él. Durante estos días, la tónica fue dar luces del mensaje que el Papa Francisco dirigió a la Iglesia para esta cuaresma 2017.
Al iniciar el encuentro, compartieron el lema del retiro: “La Palabra es un don. El otro es un don”, de forma que todos pudieron expresar lo que entendían, facilitando así un diálogo que, con sencillas palabras, les recordaba que los cristianos están siempre llamados a la conversión y a reconducir la vida hacia el Amor de Dios, siendo presencia y regalo para el otro.
Al abordar el pasaje sobre Lázaro y el rico y ponerlo en perspectiva, constataron que la cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro personal con Cristo en la Palabra, los sacramentos y en el prójimo.
En una segunda catequesis donde se desarrollaba el sentido de este tiempo fuerte dentro de la Iglesia, se organizaron en dos grupos que fueron interpelados para que de una forma sencilla y con lo que la naturaleza les brindaba, representaran lo que para ellos es el más grande signo de amor; ambos grupos coincidieron al crear la cruz del Señor Jesús.
Con este signo se dispusieron a subir un cerro cercano que nombraron Monte del Calvario. Al subirlo con la cruz a cuestas, quisieron compartir la fatiga, el hostigamiento y el sufrimiento que vivió el Señor a través de su vía crucis.
Durante la noche del domingo, compartieron el mejor momento de todo el encuentro; Jesús Sacramentado se expuso ante sus ojos y en actitud contemplativa acompañada de alabanza y adoración, experimentaron la compañía de Jesucristo vivo y presente en la Hostia consagrada.
Durante este tiempo ante el Señor, el párroco, Padre Pepe March, compartió un extracto del evangelio, invitando a los presentes a reconocer la gran misericordia del Señor Jesús.
El lunes, realizaron una peregrinación hasta la capilla de la comunidad, haciendo un llamado a vivir la cuaresma como el tiempo de gracia que brinda espacio para la preparación a los sagrados misterios de la Pasión, muerte y resurrección del Señor Jesucristo.

Artículo anterior

Fátima en tierra chitreana

Siguiente artículo

Preparándose para la Jornada Mundial de la Juventud 2019