ChitréDiócesis

Se inicia proceso de canonización

El jueves 1 de febrero, en la histórica iglesia de San Atanasio en la Villa de Los Santos, Mons. Rafael Valdivieso Miranda, obispo de la diócesis de Chitré, presidió la sesión de apertura del proceso de la causa de beatificación y canonización de la Sierva de Dios Ana María Moreno del Castillo, conocida como la Niña Anita.

En esta sesión, la primera de muchas, fueron  nombrados y juramentados los oficiales del proceso que deberán llevar a cabo la investigación histórica para una biografía oficial de la Sierva de Dios, recoger los testimonios de quienes conocieron en vida a Anita Moreno, y recolectar los fondos necesarios para cubrir los gastos del proceso.

El acto, aún en la sencillez del ritual canónico, estaba cargado de una solemnidad mística debido a la peculiaridad del evento,  y porque se trata del primer proceso en absoluto de este tipo que se realiza en Panamá y en esta diócesis.

Modelo de vida

Sin embargo, como recordaba el padre José Héctor González, en el rito introductorio, más allá de un orgullo vano basado en el sentimiento nacionalista o puro “campanilismo” de ver una coterránea ascender a los honores de los altares, se debe contagiar un sentido de emulación por sus virtudes y un redescubrimiento de la vocación a la santidad.

En sintonía con el padre José Héctor estaba también el padre Pedro Moreno, sacerdote agustino, postulador de la causa, en la cual evidenció cómo el reconocimiento de la santidad de Anita Moreno podría redundar sobre el pueblo de Dios suscitando sentimientos de imitación para poner sus vidas al servicio de los más pobres, así como la ha hecho la Sierva de Dios.

En efecto, la característica peculiar de la vida la “Niña Anita” fue su sencillez evangélica y su dedición a los más necesitados, por lo que bien merece el reconocimiento de “mujer de las bienaventuranzas”.

Artículo anterior

Una alternativa diferente que permite una nueva vida en Jesús

Siguiente artículo

La importancia de educar en la fe y en las buenas obras