Actualidad

Solidaridad ante los hechos de violencia en Nicaragua

El Arzobispo Metropolitano de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, expresó su solidaridad con la Iglesia en Nicaragua.

El apoyo del Arzobispo fue reiterado, luego de que el Nuncio Apostólico de Su Santidad en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, señalara, “En este trágico momento deseo expresan en nombre del Santo Padre el Papa Francisco y de la Santa Sede, mí profunda preocupación por la grave situación que se está viviendo en el país”.

“No es aceptable pensar que los muertos y las víctimas de la violencia pueden solucionar una crisis política y garantizar un futuro de paz y prosperidad en Nicaragua”, señaló el Nuncio Apostólico.

“Por tanto, llorando por todos los muertos y rezando por sus familias, hago con todas mis fuerzas, humanas y espirituales; un llamado a la conciencia de todos para lograr una tregua y permitir un rápido regreso a las mesas del diálogo nacional”, recalcó el Nuncio Sommertag.

Monseñor Ulloa expresó que “El Gobierno de Nicaragua atraviesa el límite de lo inhumano y de lo inmoral. Represión criminal contra civiles, la mayoría estudiantes, es condenable bajo todo punto de vista. ¡La comunidad internacional no puede ser indiferente!”.

“Desde esta Iglesia que peregrina en Panamá, queremos unirnos a la condena, al repudio por los actos que se están dando de agresión al pueblo nicaragüense, especialmente por todos los miembros del Clero de Nicaragua”, indicó el Arzobispo. “Esto no es más que el fruto, del no escuchar el clamor del pueblo”.

Este miércoles, 25 de julio, a las 5:00 p.m. en la Basílica Menor Don Bosco, se realizará una Jornada de Oración por Nicaragua, “para que el Señor de la luz necesaria y, a través del diálogo, prontamente el pueblo de Nicaragua pueda recobrar la paz que tanto anhela”, invitó Mons. Ulloa.

“Con nuestra oración y solidaridad al pueblo Nicaragüense y a la Iglesia que camina  y peregrina en Nicaragua, que el Señor los bendiga en estos duros momentos”, añadió.

Artículo anterior

Jóvenes participan del encuentro juvenil: “Todos al servicio de Cristo”

Siguiente artículo

Nicaragua, la nueva Venezuela