ComunidadFamilia

¿Qué tan sano es tener secretos de familia?

Dentro de las familias en ocasiones existen ciertos temas que está prohibido tocar en las reuniones familiares, debido a que son catalogados por las abuelas o tíos como secretos de familia. Pero ¿qué tan sano, emocionalmente hablando, es tener secretos de familia?
Poner en secreto algún acontecimiento o suceso familiar, significa ponerlo aparte para que no se vea y no se hable. Equivocadamente ponemos en secreto, todo aquello que nos produce vergüenza o dolor y que no es posible procesarlo psíquicamente.
Los grandes temas que generalmente se ocultan dentro de la familia tienen que ver con el origen de alguno de los integrantes, como la adopción, la muerte o separación de algún jefe o jefa de familia o las circunstancias de la unión de alguna pareja.
La idea equivocada que los padres tienen de guardar esta información para no lastimar o crearles un “trauma” a los niños o a otros integrantes de la familia, es un grave error. Ya que los secretos producen síntomas emocionales en niños y adultos. Estas verdades ocultas al no poder comentarse ni pensarse, se reprimen y se presentan en forma de síntomas que se repetirán generación tras generación hasta que sean habladas.
Según los expertos, el ocultar información niega la posibilidad de que los niños tengan un sano desarrollo, y en respuesta a estos secretos pueden aparecer enfermedades psicológicas, porque los niños siempre perciben la tensión o la angustia que los adultos cercanos a ellos están viviendo.
Por lo tanto, para salir de los secretos de familia será fundamental reformular lo sucedido y para ello, tal vez sea mejor contar con un profesional que ayude a liberar aquello que se ha ocultado por largo tiempo.

Artículo anterior

El camino de la liberación

Siguiente artículo

Comunicación entre esposos: ¡¡¡ruido, ruido, ruido!!!