DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Tercera Cena de Pan y Vino por las vocaciones darienitas

La Cena de Pan y Vino más que una celebración y encuentro, es una toma de conciencia y un llamado al compromiso en la construcción de esta iglesia que peregrina en Darién.
El día 25 de marzo, en las auditórium de  ISAE universidad, extensión en Metetí, se llevó a cabo este evento con el lema “hágase en mi según tu Palabra”. Monseñor Pedro Hernández cmf, tratando de fomentar esa comunión eclesial y responsabilidad por el crecimiento de la vocaciones no solo en la iglesia darienita sino a nivel de toda la iglesia panameña invitó a sus hermanos obispos  a compartir con el pueblo darienita.
En esta ocasión se contó con la presencia del señor Nuncio Apostólico de Panamá Monseñor Andrés Carrascosa y Monseñor Rafael Valdivieso obispo de la diócesis de Chitré.
El Nuncio manifestó su alegría de poder compartir ese importante momento y recalcó sobre la necesidad de sensibilizar sobre  la importancia de tener vocaciones darienitas autóctonas” no me cansaré hasta la saciedad de repetir,  rogar al dueño de la mies que envíe obreros a su mies, el tema de las vocaciones es algo que debemos pedir de rodillas, el tema de la vocaciones es algo que nos compromete a todos y sobre todo desde el testimonio de una Iglesia que cree y que vive la Palabra, que la aplica en la práctica”.
El padre Nicolás Delgado, misionero claretiano, un sacerdote de origen colononse, compartió su testimonio, resaltó la importancia de la fe vivida en la familia, que le posibilitó dar una respuesta a la vocación sacerdotal, en su labor ministerial.
Destacó su experiencia  de acompañar a las comunidades de Costa Abajo, de su trabajo pastoral en la Catedral de Colón y en el presente su trabajo misionero en esta iglesia darienita.
Por su parte Monseñor Rafael Valdivieso, reflexionó sobre el misterio y profundidad de la llamada de Dios que hace a todo bautizado, de igual manera invitó a todos los creyentes a promover y trabajar por las vocaciones tanto a la vida matrimonial como sacerdotal pues ellas, son un don para la iglesia.
Para finalizar tan emotiva celebración el obispo de este Vicariato compartió los esfuerzos que se están haciendo por ir consolidando la vida eclesial de Darién y la promoción vocacional. Invitó a encontrarse de nuevo en la Cena de Pan y Vino del próximo año.

Artículo anterior

Fidelidad y amor a la Virgen María

Siguiente artículo

Fundación Nuestra Señora del Camino, trabajando en la agroecología