Colón – Kuna YalaDiócesis

Tierra de gente noble y trabajadora

La diócesis de Colón Kuna Yala celebró con mucha fe su Cita Eucarística, el pasado domingo 21 de mayo en la Arena Teófilo Panamá Al Brown. Este año, esta actividad fue de mucha bendición, pues contaron con la presencia de los símbolos de la JMJ, que recorrieron las principales calles de la ciudad.
Antes de llegar a la Arena, la Cruz Peregrina y el icono de la Virgen fueron trasladados desde calle 16 hasta en una caminata a cargo de los jóvenes de la provincia.
Similar al sábado, los símbolos fueron cargados y llevados a manera de relevo entre los chicos de cada una de las cinco zonas de la diócesis de Colón – Kuna Yala.
Una vez llegados a la Arena, los mismos fueron recibidos en una calle de honor por parte de los jóvenes miembros del Equipo Diocesano para la JMJ, y éstos los colocaron en su debido lugar.
Se dio inicio a la Cita Eucarística y como hermanos católicos colonenses compartieron la alegría de seguir a un Cristo Vivo.
Los protagonistas principales fueron los jóvenes, que con un sentir de pertenencia por sus parroquias y fervor por la próxima JMJ 2019 recibieron este privilegio. Monseñor Manuel Ochogavía, Obispo de la diócesis enfatizó en que son ellos el centro de las miradas y la iglesia del futuro.
En la homilía recordó el llamado de Jesús a anunciar el Evangelio con alegría y dar a los demás un testimonio que convenza, el de un católico feliz de vivir su fidelidad a Cristo. “Basta ya de católicos tristes que ven y transmiten la fe como una amarga imposición”, señaló.
Defendió al pueblo de Colón diciendo… “Hasta cuándo debemos aguantar que digan que ser colonense es sinónimo de gente mala; es cuestión de ser negro o cholo ¿o qué?… esto duele y me duele. No nos conocen y nos tienen miedo”.
De igual forma apostó por la paz en la provincia, destacando que no puede haber paz en Colón si antes no hay justicia. “Si no hay con qué en las pailas, seguirán los problemas en nuestros barrios” También dijo que es compromiso de todos lograr el cambio para rescatar la imagen.
Culminó animando a los jóvenes diciéndoles que son ellos su alegría… “No desistan, no renuncien a la esperanza, ustedes no necesitan permiso para estar en la iglesia, ustedes son las iglesias del hoy, y si hay comunidades que no quieran recibirlos, no hay problema, vayan donde les reciban, porque las comunidades deben abrirse y ustedes ser parte de ellas”, puntualizó.

Artículo anterior

Jóvenes reafirman su fe

Siguiente artículo

El inicio de un gran proyecto