JMJ Panamá 2019

Trabajando unidos, por un cielo nuevo y una tierra nueva…

Sin distingo de creencia, representantes y jóvenes de la comunidad Baha’i, griegos ortodoxos, anglicanos, metodistas, bautistas, episcopalianos y católicos, oraron por la Jornada Mundial de la Juventud y compartieron la alegría de ser todos, parte de este evento mundial que nos une en la fe.

Este Día de Oración Interreligiosa, bajo el lema “La paz, los jóvenes y los frutos de la JMJ Panamá 2019”, sirvió para testimoniar la convivencia fraterna entre diversas culturas y comunidades de fe de nuestro país.

Monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá manifestó que con este tipo de encuentros, se derriban los muros de separación, y se derrota toda enemistad; además exhortó a los jóvenes a caminar juntos, no como una estrategia de peso, sino como un acto de obediencia al Señor y amor al mundo.

“Me siento satisfecho por esta unidad interreligiosa que demuestra que en Panamá hay esperanza, y que a pesar de las diferencias, podemos unirnos para encontrar-nos entre nosotros, seguir soñando y trabajando por un mundo mejor, sabiendo que hay un mismo núcleo que nos une”, señaló.

Por su parte, el Obispo de la Iglesia Episcopal y Presidente del Comité Ecuménico de Panamá, Julio Murray, dijo que nuestra sociedad necesita más ejemplos de que es posible hacer cosas juntos.

“Aun cuando seamos de distintos caminos, vale la pena compartir las experiencias que tenemos de Dios, porque es allí donde nos damos cuenta que tenemos un solo Padre, un solo Salvador, un solo Espíritu Santo que nos guía en la unidad de la Trinidad”, destacó.

El Pastor Alcibiades López, de la Iglesia Bautista de La Boca señaló que su comunidad es consciente de la importancia que tiene para el país realizar la JMJ aquí, por lo que los líderes religiosos quieren llevar ese mensaje de esperanza y animar a la gente en busca de un mundo mejor.

“En buen momento llega este gran proyecto de la iglesia católica para ser de bendición al mundo y a nuestra juventud, y darle una gran oportunidad a nuestros jóvenes de que todo no está terminado, tenemos que seguir caminando por la construcción de un mundo mejor”.

Este evento se realizó en el marco del Día de Oración por la JMJ, que se efectúa el 22 de cada mes por los frutos de la jornada, y por su adecuada preparación.

Artículo anterior

Formación de voluntarios

Siguiente artículo

Ni el agua detuvo el paseo de Juan el Bautista