DiócesisPanamá

Un desafío, ir más allá de la celebración de los sacramentos

Posicionar la iniciación a la vida cristiana, como un elemento transversal de toda la pastoral de la Iglesia, ha sido el objetivo principal de este encuentro realizado en la Arquidiócesis de Panamá. Así lo manifestó Monseñor Mario Cargnello, Presidente de Departamento de Misión y Espiritualidad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y Arzobispo de Salta-Argentina. Explicó que desde Aparecida, se ha tomado conciencia del sentido misionero que debe tener la Iglesia, “este acontecimiento ha sido el disparador para el desafío que hemos asumido, se trata de acompañar el encuentro con Cristo en la comunidad de la Iglesia que se promueve desde la Iniciación a la Vida Cristiana” afirmó.

El presbítero Carlos Guillermo Arias, Secretario Ejecutivo del departamento de Misión y Espiritualidad del CELAM, señala que desde el plan global que trabajan desde el año 2015 se optó por el tema de a iniciación cristiana como la manera de hacer discípulos misioneros de Jesucristo en todo el continente.

Manifiesta que en casi todas las diócesis se tiene una cantidad de niños preparándose para la catequesis de primera comunión, pero luego observan que esa misma cantidad de niños no vienen a la prepa-ración de la confirmación. Por eso, Arias reitera que las parroquias deben ir más allá de la celebración de los sacramentos.

“Es necesario conocer en qué medida están involucrados los padres de familia y los agentes de pastoral en los procesos y animar a las distintas Comisiones Episcopales de las Conferencias a trabajar la iniciación a la vida cristiana en conjunto, e invitarlas a impulsarla en sus Iglesias locales” agregó el padre Arias.

Este encuentro permitió hacer un recorrido de la realidad. Obispos, sacerdotes, y religiosos estuvieron enfocados trabajando en la conversión pastoral y en la renovación de las estructuras.

Como parte de sus conclusiones, urge pasar de una pastoral de conservación a una pastoral de procesos y compromisos. Es fundamental plantear la vida cristiana como algo necesario, en la vida de todo creyente, de todo bautizado.

Artículo anterior

Viven la fe comprometidos con su Iglesia

Siguiente artículo

Feria en La Montañuela