DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Un desafío para los jóvenes

La comunidad cristiana de Yaviza se prepara con fuerza para la Jornada Mundial de la Juventud, por lo que conformaron, gracias a la coordinación de jóvenes voluntarios de parroquias de la ciudad y jóvenes de la comunidad, un grupo juvenil, para iniciar un proceso de acompañamiento a los adolescentes que tienen la inquietud de vivir la JMJ.

Estos jóvenes, como la mayoría de la comunidad, son de escasos recursos, es por eso que, como zona, la participación de los mismos en la jornada comprende un gran desafío.

Lo primero que se busca es entusiasmar a los jóvenes, a que vivan y hagan suyo el camino a  la pre jornada.  Para esto, se han venido realizando diversas actividades hasta lograr concretar el grupo juvenil; el  segundo desafío es la consolidación de la pastoral juvenil en la comunidad de manera que los jóvenes puedan hacer procesos de maduración en la fe y puedan dinamizar y refrescar la vivencia cristiana en la comunidad;  y el  tercer desafío es poder recoger la cantidad de dinero necesaria poder vivir la jornada completa.

Los jóvenes están entusiasmados, pues sienten y agradecen el acompañamiento de la comunidad que está dispuesta a apoyarles en todas las iniciativas que realicen para poder cumplir su sueño de ser parte de la JMJ Panamá.

En Yaviza, la mayoría de la población es indígena, pero también cuentan con zonas urbanas.

Laicos se preparan para la misión

La zona misionera de Metetí realizó una formación pastoral, bajo el tema “La espiritualidad de la misión”, desde los fundamentos que se encuentran en la Redentoris Missio. El tema fue impartido por las misioneras de la CONAM, Estela Escobar y Dulce Arroyave, contando con una participación de unos 25 agentes.

Para el padre Alberto Domínguez, responsable de la zona misionera, es importante, lograr que todos los agentes de pastoral caminen bajo un mismo sentir, asumiendo una misma clave pastoral de cara a la misión.

“Como Vicariato nos encontramos con la dificultad de que no tenemos contenido catequético y evangelizador único, de manera que se pueda ir llevando un proceso común en todo el vicariato, y un paso dado hacia adelante, es la escuela de teología pastoral para los laicos, pero de ahí que cada zona debe ir poniendo en práctica e ir asumiendo las claves que desde la escuela se van impar-tiendo”, destacó.

La zona misionera de Metetí, ha iniciado estas formaciones con el objetivo de que la buena noticia de Jesucristo sea conocida.

Artículo anterior

La responsabilidad de informar con seguridad y veracidad

Siguiente artículo

Preparan su feria