DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Una juventud viva

Con el objetivo de ir procurando una pastoral de conjunto que posibilite abrir caminos de evangelización en la iglesia en el Darién, el pasado lunes 6 de marzo en la casa cural de Yaviza se reunieron los responsables de la pastoral juvenil para programar las principales actividades de este año 2017.
En esta actividad se hicieron presentes el Padre Alberto Narváez que realiza su trabajo misionero en Garachiné, el Padre Alberto Domínguez de la zona misionera de Rio Congo, y la encargada de la JMJ a nivel del Vicariato, la Hermana Uberta Vásquez de la zona misionera de La Palma.
El tema de jóvenes es muy importante para la Iglesia que camina en el Vicariato de Darién por lo que se congregaron para ir organizando los encuentros juveniles que tendrán como objetivo formar a los líderes y voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud 2019.
Esta primera parte del proceso se culminará con el gran encuentro de jóvenes en las vísperas de la cita eucarística el 2 y 3 de septiembre en la comunidad de Yaviza.
En distintas ocasiones los laicos han manifestado la necesidad de la formación y los encuentros a nivel de Vicariato para poderse conocer, caminar y programar actividades en las mismas claves o prioridades misioneras del Vicariato, sobre todo ahora que Panamá lleva sobre su espalda la organización de la JMJ 2019, actividad que requerirá del apoyo voluntario de cientos de jóvenes, y entre ellos, muchos del Vicariato de Darién.

Artículo anterior

Reformas electorales son claves para la institucionalidad y un camino para la paz

Siguiente artículo

De la mano de la virgen María