ComunidadJóvenes

Vivir la Cuaresma en su ambiente parroquial

Quizás te preguntes cómo un joven puede vivir la Cuaresma en su ambiente parroquial, y la respuesta inmediata es con la oración, la Eucaristía y el viacrucis meditado son las herramientas propias que pueden ayudarte como joven a descubrir la grandeza del proyecto de Dios en tu vida.
El padre Raúl De León, Asesor del Encuentro Nacional de Renovación Juvenil y Secretario Nacional de Vocaciones de la Conferencia Episcopal, indica que la Cuaresma es un tiempo de la Iglesia propia para colocar la mirada hacia el interior de cada uno y para entender que la cruz no es el final sino que la esperanza está en la resurrección.
Y recuerda las palabras del papa Francisco: la Cuaresma tiene como finalidad mirar al otro como Jesús mira al hombre, que se acerca como buen samaritano a todo el que sufre en su cuerpo y en su espíritu, que cura las heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza. Y con este llamado el joven se puede proponer un camino cuaresmal.
Invita a los jóvenes al sacrificio, la renuncia, la ofrenda como itinerario que les lleve a la celebración de la Pascua con un corazón purificado, con una mayor entrega a la oración, a las obras de caridad.
Pero ¿por qué debo prepárame para la Cuaresma?, el Padre Raúl, explica que la Cuaresma no debe convertirse en una serie de ritos externos, sino aprender el sentido del camino, de la entrega y sobre todo como nos dice el Papa Francisco es: “aprender a mirar al otro como un don”.
“Ustedes pueden colaborar en las actividades parroquiales con una visión distinta a lo tradicional que se realiza en los templos, dándoles un nuevo sentido a los ritos externos”, este sacerdote que conoce muy bien el potencial de los jóvenes en las parroquias.
Por último, motivó a los jóvenes a desarrollar actitudes que vayan construyendo el verdadero reino de los cielos, como la perseverancia, la responsabilidad, y sobre todo, que sea experiencia de vida diaria en su hogar y en la parroquia.

Artículo anterior

Comunicación entre esposos: ¡¡¡ruido, ruido, ruido!!!

Siguiente artículo

Valoremos el tiempo