DiócesisPenonomé

Voluntarios de la JMJ de Aguadulce forman parte de un simulacro

La Cruz Roja de Aguadulce, organizó un simulacro de explosión en medio de una concentración masiva de personas, junto a estamentos de seguridad y la participación de los jóvenes voluntarios de la JMJ de Aguadulce.

Fueron ellos los actores que apoyaron como víctimas, para conocer el nivel de capacidad de respuesta que tiene la Cruz Roja Panameña para afrontar las situaciones de emergencia o desastres que se pueden dar en nuestro país.

Este año la preparación de los voluntarios de la Cruz Roja se ha intensificado, ya que además de las operaciones como carnavales, Semana Santa, Cristo Negro de Portobello y Atalaya, donde hay mucha movilización y concentración de personas, participarán en el 2019 en la Jornada Mundial y en las elecciones.

Este simulacro se realizó como parte de los ejercicios del voluntariado de la Cruz Roja, quienes pusieron en práctica lo aprendido durante cuatro días de preparación previa, los que incluían primeros auxilios avanzados, rescate en estructura colapsada y atención psicológica para rescatistas.

“Este tipo de actividad se puede volver a realizar en Aguadulce, haciendo las coordinaciones con las instituciones de seguridad que participaron en el simulacro que se llevó a cabo con el apoyo del comercio y público en general”, explicó el oficial Dani Castillo, Director Nacional del Cuerpo de Socorristas de la Cruz Roja.

José Julian Pérez, Coordinador del equipo de la JMJ de Aguadulce, comentó que se les invitó a participar en el simulacro para tener orientación sobre posibles atentados o situaciones que puedan darse y cómo controlarlas. Destaca que la principal finalidad que persiguen estos actos está en preservar la vida de las personas, en el caso de que el hecho sea grave y demande acciones rápidas, precisas y eficaces

Participaron unos 20 jóvenes voluntarios, los que fueron maquillados y preparados para que el simulacro fuera más real. Duran-te cinco horas aproximadamente, simularon estar heridos, presentar convulsiones, entre otras características para que fueran atendidos por los voluntarios de la Cruz Roja y el resto de los estamentos de seguridad.

Los voluntarios de la JMJ aprendieron lo que sienten las víctimas de estas situaciones de riesgo y cuáles son las medidas que pueden tomar, por lo que posteriormente van a ser capacitados en primeros auxilios.

Artículo anterior

I Encuentro Diocesano de Delegados de la Palabra

Siguiente artículo

Música, un elemento para influir en la conducta