DiócesisPenonomé

Cristo de Esquipulas una devoción que se mantiene firme a través del tiempo

Una celebración que no sólo se ha convertido en una fiesta patronal, sino que además sirve de puente para el compartir y la interacción cultural de un pueblo con propios y extraños. La devoción al Cristo de Esquipulas, en la parroquia San Juan Bautista de Antón, se realiza desde hace aproximadamente 300 años cuando el santo llegara por primera vez a estas tierras. 

Es una fiesta llena de tradición, celebrada el pasado 15 de enero, y como indica el padre Teobaldo Quirós, párroco en esta comunidad, Antón es uno de los distritos de esta región coclesana que hasta Panamá llega a impactar con la devoción de dicho santo patrono. 

¿Cómo llegó? 

Cada 5 de enero moradores de esta comunidad realizan una procesión que rememora ese momento en que el santo fue encontrado en una embarcación en el mar, en la comunidad de Los Pantanos y desde allí realizan esta peregrinación hasta el templo parroquial donde se da inicio a esta festividad. 

Divulgación 

Para una mejor y mayor comprensión de esta devoción están los esquipulistas, quienes constituyen una parte importante dentro de las festividades. Ellos son misioneros de la imagen del Cristo de Esquipulas, hombres y mujeres que reciben una formación en la parroquia y luego se van a los campos y ciudades a peregrinar compartiendo esta devoción a propios y extraños. 

Estas personas han acompaña- do a la imagen del Cristo de Esquipulas desde el momento en que éste apareció en Antón, algunos historiadores, como el padre Sebastián De Aguilera, indican que fue por el año 1868. 

Juana Martínez, quien es devo- ta, destaca que desde muy joven sus padres la han llevado a esta fiesta. Además cuenta que cuando participa, se siente animada y más cuando recibe la Eucaristía, “son varios los efectos que se producen en mi alma al vivir cada año esta festividad”.
Martínez recalcó que Jesús se ofrece en la misa al Padre, para obtener por su sacrificio toda la gracia necesaria para los hombres, pero la efectividad de esa gracia se mide por el grado y la disposición de quienes lo reciben, y llevan a trasmitirlos a nuestras casas y comunidades. 

Curiosidades 

El historiador Gaspar Rosas Quirós indicó que cuando se construyó el Templo Mayor de la iglesia de Antón, a mediados del Siglo XVIII, todavía no se hacía mención del Cristo de Esquipulas, y que después fue venerado por la comunidad. 

Agustín Jaén Arosemena sostiene que fue Monseñor Sebastián de Aguilera quien organizó las fiestas patronales del Santo Cristo de Esquipulas en 1867. Sin embargo, la pregunta es ¿cuándo y cómo llegó esta imagen a esta humilde población? 

Celebración tuvo nuevo matiz

La solemnidad del Cristo de Esquipulas este año involucró a las personas con discapacidad, implementando el lenguaje de señas como iniciativa de Monseñor Edgardo Cedeño Muñoz y el director de la Secretaría Nacional de Discapacidad (SENADIS), para brindar una mejor atención al sordo, para que durante la misa pueda sentirse participante, porque dado que no hay este servicio diario en la Iglesia, no participan. 

Cedeño indicó que esta iniciativa permite que el sordo se sienta llamado a Dios, porque tendrá para sí esta opción de comprensión, además este servicio permite que se cumpla el lema de la diócesis penonomeña: una iglesia fraterna, comunitaria y participativa. 

Artículo anterior

Hacia una iglesia rejuvenecida

Siguiente artículo

Turismo: atracción bocatoreña