ComunidadParejas

¿Y ahora qué viene para nuestra relación?

Carlos Herrera   @mejorpareja.mejorfamilia

El tiempo de confinamiento ha causado muchos “descubrimientos” en las parejas y familias, trayendo como resultado vivencias muy positivas y otras no tanto. El momento presente nos está invitando a tomar decisiones, a emprender acciones para fortalecer o revertir las consecuencias negativas de estar todos en casa.

¿Qué viene luego del confinamiento? Hemos podido ver realidades de otros países, el aumento significativo de solicitudes de divorcios por los desencuentros durante el confinamiento. Algunos casos por “exceso” de tiempo juntos o por la realidad de distancia por tener que pasar este tiempo separados físicamente. 

 Lo cierto es que ha traído una cantidad importante de cambios y el darnos cuenta de muchas realidades. 

Demasía en el consumo de tecnologías, episodios de violencia en cualquiera de sus expresiones, dificultades en la comunicación, infidelidades, pérdida del disfrute del tiempo a solas, disminución del apetito sexual, desbalance en el tiempo para el trabajo y desacuerdos en las responsabilidades del hogar.

Por otro lado, los efectos han sido positivos, pues hay más oportunidades para compartir de manera diferente, más comidas juntos en la mesa, despertó la creatividad para hacer juegos y bailes en familia, zoom party para festejar los cumpleaños, la participación vía online de las reuniones de los movimientos o apostolados eclesiales.

A todos los descubrimientos negativos es momento de buscarles soluciones y darle un cambio de significado a este tiempo. Y lo que viene ahora es asumir el compromiso de mantener las acciones positivas generadas durante el confinamiento y adaptar a las nuevas rutinas los espacios de interacción y crecimiento en la vida conyugal y en la vida familiar. 

¿Nos quedamos con lo aprendido y descubierto durante el confinamiento o volvemos a nuestras prácticas pasadas?

Noticia relacionada:

RECOMENDACIONES PARA EL POST CONFINAMIENTO

  • Continuo balance: haz constantemente un chequeo de tu vida y permite balancearla. Lo aprendido en este tiempo no se olvida.
  • Nuevos hábitos: identifica los nuevos hábitos para lograr las transformaciones de manera permanente. Los mismos, pero actuando diferente.
  • Busca ayuda: hay situaciones que requieren una ayuda profesional para encontrar la solución a las situaciones descubiertas, que dañan la familia.
  • Ritmos creativos: la creatividad ha sido uno de los valores más importantes de este tiempo, mantener la chispa encendida y continuar creciendo como familia.
  • Vida de fe: compartir la vida de fe en comunidad desde las realidades presenciales y/o virtuales para proclamar juntos la victoria de Dios sobre las enfermedades, con la intercesión de nuestra Madre del cielo. 
Artículo anterior

¿Sabes cuál es tu llamado? Dios tiene una vocación para cada uno

Siguiente artículo

Realidades de la educación panameña