DiócesisPanamá

Excesos en el carnaval llevan a la destrucción de la salud y la moral

El Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa, recuerda al pueblo panameño y a todos los que se disponen a disfrutar del carnaval que estas fiestas no deben ser aprovechadas para caer en los excesos que llevan a la destrucción de la salud y de la vida.

En su llamado, dirigido con especial énfasis a la juventud, Monseñor Ulloa indicó que estos cuatro días de carnaval tampoco deben ser excusa para caer en el desenfreno, y quien participe de estas fiestas debe tener presente que puede asumirlo como un espacio para la sana diversión, dentro de las normas elementales de cordura.

“Es necesario que toda persona aprenda a divertirse sanamente, como conviene a un ser racional, y no pensar que estos cuatro días de carnaval desaparecen la moral, la dignidad humana, y el buen juicio”, dijo el Arzobispo.

Monseñor José Domingo Ulloa pidió a los jóvenes cuidar de su salud corporal y espiritual, porque la vida es regalo de Dios, y la familia y la patria los necesitan. “Es tiempo ya de cambiar, por salud moral de la patria ese falso concepto de diversión que se tiene en el carnaval, si es que queremos conservarlo como una fiesta popular que valga la pena, y que contribuya en la definición de un pueblo noble y digno como lo deseamos todos los panameños”, expresó.

Aprovechó hacer un llamado a recobrar los valores artísticos y culturales de nuestros pueblos, etnias y grupos, y ponerlos de manifiesto en estas fiestas populares para el beneficio, educación y edificación de todos, principalmente quienes son los encargados de la organización, que tienen que ser verdaderos educadores, los que tienen que dar el perfil de lo que se pretende brindar, controlar, regular, observar previamente, las expresiones que se pretenden volcar en la comunidad.

Artículo anterior

Si nos empequeñecemos ante los campesinos, ellos saben ser grandes

Siguiente artículo

Panamá agiliza ingreso de los visitantes para eventos masivos