DiócesisPenonomé

Jóvenes pintadeños viven su fe con alegría y entusiasmo

Más de 500 jóvenes de diferentes comunidades se congregaron en la capilla de la comunidad de Cerro Colorado, para celebrar el I Encuentro Juvenil Parroquial, previo a la Jornada Mundial de la Juventud del 2019.

Siguiendo las palabras que el Papá Francisco dijo a los peregrinos en la JMJ de Río, los jóvenes pintadeños hicieron lío en las calles con una alegre caminata; los cantos, los bailes y los gritos de júbilo fueron protagonistas.

Durante esta actividad también se propició el acercamiento de la juventud a un verdadero encuentro con Cristo durante la Hora Santa, en la que Jesús Sacramentado se paseó entre los asistentes, permitiéndoles vivir una experiencia de cercanía con Dios.

La catequesis de la jornada estuvo a cargo del hermano Wilbert Toruño, laico comprometido, centrándose en el texto de Juan 1, 48 “El Señor te ha visto antes de que otro te llamara a conocerle”, motivando a los jóvenes a sentirse amados y acogidos por Dios, como también a asumir compromisos en sus familias y en su Iglesia local.

Toruño, manifestó que el amor llama al amor, de un modo mucho más fuerte de cuanto el odio llama a la muerte.

“Jesús no murió y resucitó para sí mismo, sino por nosotros, para que nuestros pecados fueran perdonados; así que es tiempo de levantar a los pobres de la desesperanza, sobre todo a aquellos que yacen en el sepulcro más allá de tres días”. El encuentro finalizó con una eucaristía, en la cual Fray Rafael Noriega OFM, instó a los jóvenes a alejarse de la depresión espiritual y a sentir que sus aportes son importantes para nuestra Iglesia Católica. “Creo que nuestra obligación, como hijos de Dios, es seguir luchando en medio de tan grande incomprensión. Debemos dar testimonio del amor por Dios, aunque nadie nos preste atención, a riesgo de que nos tomen por locos o aburridos, o pasados de moda”, manifestó fray Noriega.

A lo largo de todo el encuentro estuvieron habilitadas las preinscripciones para ser parte del grupo de peregrinos de la diócesis de Penonomé durante la JMJ, llamado al que acudieron decenas de jóvenes de diferentes comunidades.

Artículo anterior

Mirada espiritual sobre el suicidio

Siguiente artículo

Orando con el fútbol