ComunidadJóvenes

El modo de vestir y la apariencia personal

Muchas veces los jóvenes por querer utilizar vestidos y ropas que están en el top de la moda porque esto les permite, entre muchas cosas, adaptarse a los cambios del clima, y proyectarse ante los demás jóvenes socialmente.
Dando oportunidad para mostrarnos de una forma diferente ante los demás o que por querer estar a la moda te arreglas sin darte cuenta de manera provocativa, cuando llegas al lugar del evento, llamas la atención, de manera negativa. La ropa forma parte de nuestro lenguaje no verbal y como tal envía mensaje a quienes nos observan.
De acuerdo con la directora de la Dirección de Vida Universitaria en la Universidad Católica Santa María la Antigua, la psicóloga, Dalys Sánchez, “cuando somos miembros de un grupo de la iglesia, colegio o institución debemos evaluar la manera cómo nos vestimos porque se supone que debemos predicar con el ejemplo.
Un hecho real es que tu cuerpo es sagrado, por lo tanto, tu deber como joven es cuidar de él, y eso incluye la ropa que utilizas para asistir a los diferentes eventos, aconseja la psicóloga Sánchez, porque dependiendo de lo que utilices en tu vestimenta así te catalogaran.
Según la psicóloga, es muy común que los jóvenes quieran concentrarse más en sus cualidades que en el vestir y su apariencia, para ser aceptados en sus grupos de escuela, en la pastoral de la Iglesia y en sus comunidades.
Los medios de comunicación social ejercen una presión sutil que llevan a inculcarles a los jóvenes que para estar a la moda y valer como persona deben utilizar ropa costosa, de marca o provocativa, recalcó Sánchez, no comprenden que su valor real está en ser mejores personas cada día.
Es necesario que comprendas que “el atractivo de toda persona está en la humildad, en la solidaridad, en dar al que nada tiene y defender los derechos de las minorías o los que están en condición de vulnerabilidad, más no en el vestir; aconsejó la psicóloga Sánchez que el joven debe ser admirado por sus cualidades y no por la ropa que al final se rompe, se mancha y se bota.

Artículo anterior

La aceptación y el compromiso de ser fiel

Siguiente artículo

Pobres: herederos del Reino