Dirección EspiritualEspiritualidad

Respetemos y valoremos la dignidad de la mujer

Dice la Sagrada Escritura que el Creador divino, al ver la obra que había realizado, vio que faltaba algo: todo habría sido bueno si el hombre no hubiera estado solo. ¿Cómo podía el hombre solo ser imagen y semejanza de Dios, que es uno y trino, de Dios que es comunión? “No está bien que el hombre esté solo; voy a hacer alguien como él que le ayude” (Gn. 2, 18-20). Dios se puso de nuevo manos a la obra para crear la ayuda que faltaba, y se la proporcionó de forma privilegiada, introduciendo el orden del amor, que no veía suficientemente representado en la creación. La mujer es otro “yo” en la común humanidad. Hay que reconocer, afirmar y defender la misma dignidad del hombre y la mujer: ambos son personas, diferentes de cualquier otro ser viviente del mundo que les rodea.

Hoy nadie debería dudar que las mujeres, sobre la base de su igual dignidad con los hombres, “tienen pleno derecho a insertar-se activamente en todos los ámbitos públicos y su derecho debe ser afirmado y protegido incluso por medio de instrumentos legales donde se considere necesario. Sin embargo, este reconocimiento del papel público de las mujeres no debe disminuir su función insustituible dentro de la familia: aquí su aportación al bien y al progreso social, aunque esté poco considerada, tiene un valor verdaderamente inestimable” (San Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, 1995).

La presencia materna dentro de la familia es tan importante para la estabilidad y el desarrollo de esta célula fundamental de la sociedad, que debería ser reconocida, alabada y apoyada de todos los modos posibles. Y, por el mismo motivo, la sociedad ha de llamar la atención a los maridos y a los padres sobre sus responsabilidades respecto a su propia familia.

Artículo anterior

II Encuentro Preparatorio para la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019

Siguiente artículo

Un servicio cotidiano y silencioso