ChitréDiócesis

Vida contemplativa atrae a tres jóvenes panameñas

Yeni Rodríguez, Katerine Mojica y Kimberli Moreno, a sus 25, 23 y 21 años, respectivamente, dejan sus carreras profesionales para seguir un llamado. La primera acaba de tomar el hábito y las otras dos entraron al postulanta-do en la comunidad de religiosas de Madres Agustinas en Chitré, en ceremonia religiosa celebrada por Monseñor Rafael Valdivieso, y ante la presencia de la Madre Superiora Mariela Chávez, el pasado 13 de mayo.

Llamado vocacional

El amor de Dios elige y las jóvenes abrazan esa llamada. En principio es la respuesta personal que luego en comunidad irán viviendo para dar el sí definitivo libremente. Cada una fue descu-briendo ese llamado.

Yeni Rodríguez nació en Chiriquí y narra que su vocación inició desde que tenía 8 años. “No entendía lo que Dios quería de mí hasta que cumplí 15 años pero conversar con el padre Carlos de la Cruz, que servía en Tolé, me orientó hacia las hermanas agustinas de Chitré para tener una experiencia en esta comunidad religiosa” recordó.

A los 24 años decidió, y dijo: ¡Sí quiero entregarte mi vida. Señor! Una decisión aún no definitiva pues le falta pasar los pasos que ocupan varios años: primero fue postulante, ahora novicia, para luego tomar los votos temporales, y luego votos solemnes.

Kimberli Moreno nació en la ciudad de Panamá y pertenece a la parroquia, Inmaculada Concepción de María en Pacora. Un grupo misionero despertó ese interés por ir a llevar el Evangelio a sus hermanos: “Misión país Panamá”.

“Cuando estaba de misión en enero del 2017, sentí por primera vez esa inquietud en una vigilia de oración”, así empezó ese llamado directo en esta joven.

Un día orando se dirigió al Señor y le dijo “yo sé lo que quiero hacer con mi vida y lo que el mundo me pide ¡ser una gran psicóloga! y estar al servicio de la Iglesia, pero ¿Y tú Señor qué quieres de mí? como respuesta a su pregunta, el Señor le guío hacia la comunidad de Madres Agustinas de Chitré.

Katerine Mojica nació en la ciudad de Panamá. Hace memoria y recuerda que su búsqueda inició en el seno de su comunidad parroquial, Inmaculada Concepción de María en Pacora. En el año 2015 conoció Misión País Panamá lo cual ayudó en su formación cristiana, espiritual y humana, pero fue misionando que sintió por primera vez la inquietud vocacional.

“Buscaba y no sabía qué era lo que me pedía el Señor, mi corazón estaba inquieto y solo encontraba paz él”, comenta esta joven que dejó la carrera de medicina para iniciar su proceso de discernimiento vocacional.

Unos meses después conoció a las Madres Agustinas, y aceptó el camino que el Señor le había trazado y solo le dijo ¡Hágase en mí!

Comunidad religiosa

  • La comunidad de Religiosas de Madres Agustinas cuenta con 18 religiosas. 9 de votos solemnes, 5 de votos temporales, 2 novicias y 2 postulantes.
  • En total son 17 panameñas y una española, sus fundadoras, Madre Dolores y Sor Esther que fue la primera religiosa agustina panameña (chitreana) formada en Talavera de la Reina, España.
  • Las agustinas llegaron a Chitré en 1989. Cuatro años después entraron las primeras postulantes al convento: Sor Teresa y Sor Gloriela. Actualmente la madre superiora es Sor Mariela Chávez.
Artículo anterior

Historia y respeto de la casa común

Siguiente artículo

Afrontar el asma con una mascota en casa